Salud

Los termómetros infrarrojos no son perjudiciales para nuestras neuronas

Olga Selma

Foto: BigStock

Sábado 4 de julio de 2020

2 minutos

Estos termómetros no emiten energía o radiaciones láser

Los termómetros infrarrojos no son perjudiciales para nuestras neuronas

La propagación de la pandemia por la Covid-19 sigue motivando la publicación de gran cantidad de informaciones falsas por Internet, redes sociales y también en prensa sobre su contagio y las supuesas medidas tanto para prevenir como curar la enfermedad. Entre ellas, circula un vídeo en redes sociales que afirma que los termómetros de infrarrojos para medir la temperatura corporal matan nuestras neuronas. En el vídeo, un supuesto doctor advierte que las personas a las que se ha tomado la temperatura en supermercados y tiendas no han sido convenientemente informadas sobre esta medida y que en realidad, “la pistola te está matando las neuronas”. Es una información falsa, ya que los termómetros de infrarrojos no matan las neuronas ni son perjudiciales para la salud.

Hace uno días os informamos sobre otro mensaje viral en redes sociales donde se alertaba del uso de termómetros láser para tomar la temperatura alegando que pueden dañar la retina, y os desmentíamos tal información. 

Uno de los primeros síntomas que pueden revelar que alguien está contagiado de coronavirus es la temperatura corporal. Por eso, se ha convertido en una medida excelente para detectar nuevos contagios.

¿Cómo se usan los termómetros infrarrojos?

 

Los termómetros infrarrojos son capaces de medir la temperatura de un cuerpo o de un objeto dependiendo de la radiación que este puede llegar a emitir. Para ello, utilizan un sistema de medición que cada vez más seleccionado, no solamente por la gran fiabilidad que tiene, sino también por su elevada rapidez, pudiendo obtener la temperatura en tan sólo unos segundos y sin tener contacto con la persona. 

Cómo funcionan

Aunque este tipo de termómetros infrarrojos han recibido algunas críticas debido a que sus lecturas ofrecen, en ocasiones, un pequeño margen de error, no son dañinos para la salud ya que solo miden la luz infrarroja. Funcionan haciendo una lectura sobre la piel, normalmente entre la frente y la sien, con un sensor infrarrojo pasivo que mide la temperatura corporal y no emiten energía o radiaciones láser, sino que captan la energía térmica que emite el cuerpo. Esta medición se convierte en una señal eléctrica que se representa en la pantalla digital, con la temperatura.

También debemos tener en cuenta que los termómetros son productos sanitarios, que para comercializarse en la Unión Europea, deben ser evaluados por un organismo notificado y estar provistos del marcado CE.

Como ya os hemos informado, en este otro artículo sobre cómo usar correctamente los termómetros infrarrojos, cuando uses este tipo de termómetro para medir en la frente, procura que la persona no se mueva. De esta manera, se tendrá un resultado exacto de la temperatura del cuerpo en ese momento. Tampoco debe haber restos de pelo o sudor en la zona. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?