Cartas al director

Confinada, condenada

María África Pueyo

Domingo 26 de abril de 2020

1 minuto

Confinada, condenada

Les cuento mi caso. He trabajado 25 años en Barcelona y 15 más en Zaragoza, siempre en Telefónica. Me jubilé con 60 años y pensé que era el momento de hacer lo que más me gustaba: vivir en mi pueblo, provincia de Huesca, donde tengo casa, puse mis gallinas y mi huerto. Iba a cursos de guitarra, pintura, jota y varios más tanto en Huesca como en Zaragoza, además de viajar con frecuencia a La Manga del Mar Menor, Mallorca, Israel, Cuba...

En fin, llevaba una vida de jubilada feliz. De pronto, unos señores deciden que no puedo salir de casa. ¡Les juro que soy inocente, yo no he hecho nada malo para que me condenen! No puedo ir al huerto ni siquiera a cosechar mis acelgas y otras verduras porque pasa la Guardia Civil y nos dice "a casa y a la próxima vez multa". ¿Estoy soñando? Toda la vida luchando por la democracia y mejoras laborales para que venga un político de poca monta y nos quite todos los logros de un plumazo. No puede ser cierto. Esto son imaginaciones mías. Puede que haya estado hoy demasiado tiempo en la playa tomando el sol.

Tengo 80 años, una actividad desenfrenada y una salud inmejorable, ¿merezco esto?


María África Pueyo (Huesca)

Si eres lector o lectora de 65Ymás y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. La dirección de correo electrónico es info@65ymas.com.

1
Anna Hace 4 meses
Estoy con usted África: las cosas deberían haberse hecho de otra manera, estamos encarcelados y muchos ni parecen darse cuenta de que en países de nuestro entorno con medidas muy diferentes, no solo no están yendo peor, si no todo lo contrario (y lo digo desde la plena conciencia de que gestionar algo así es sumamente complicado). Ánimos que ya queda menos!
Eneuve Hace 4 meses
No cabe duda que hay incongruencias, muchas y reiteradas. Si el huerto está en el recinto de tu casa...si puedes, si está en la cera de enfrente... No? Yo a día de hoy me siento manipulada. Solo puedo comprar en una tienda todo, y la dueña que corta carne no se pone mascarilla. Incongruencias. Los mayores no pueden salir, pero si sacar a sus nietos si viven con ellos. Incongruencias.