Preguntas

¿Qué es la oxigenoterapia y cuáles son sus aplicaciones?

Teresa Rey

Domingo 28 de abril de 2019

3 minutos

Se emplea en pacientes que tienen EPOC o fibrosis pulmonar y necesitan oxígeno extra para respirar

Qué es la oxigenoterapia y cuáles son sus aplicaciones (Bigstock)
Teresa Rey

Domingo 28 de abril de 2019

3 minutos

La oxigenoterpia se utiliza en aquellos pacientes que presentan insuficiencia respiratoria a consecuencia de algunas patologías. Principalmente, la enfermedad pulmonar obstructiva Crónica (EPOC) y la fibrosis pulmonar. En estas situaciones se produce una falta de oxígeno en el organismo, por lo que para suplir ese déficit se recurre a la oxigenoterapia.

Oxígeno e insuficiencia respiratoria

No hace falta recordar que todos los seres humanos necesitamos oxígeno para vivir, y este se obtiene del aire, donde tiene una presencia de un 21%. Cuando el aparato respiratorio es incapaz de llevar oxígeno a la sangre y permitir que el organismo pueda realizar de forma correcta sus funciones, entonces, tal y como se explica en la Guía para pacientes con oxigenoterapia de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), el paciente puede experimentar varios síntomas: dificultad a la hora de respirar, sobre todo al esforzarse, tener problemas de concentración, la aparición de color azulado en labios y uñas, entre otros.

Para detectar la insuficiencia respiratoria, el médico le mandará hacer una prueba que se llama gasometría.

¿Qué se consigue con la oxigenoterapia?

Gracias a este método, se puede aumentar la cantidad de oxígeno que se respira, logrando así incrementar la presencia de este elemento, la cual necesitan órganos como el cerebro o corazón para funcionar adecuadamente.

Tras el diagnóstico del médico, se indicará la cantidad necesaria de oxígeno diaria que requiere, y que se mide en litros por minuto (L/m). Las dosis más frecuentes son entre 1 y 3 L/m, y en ocasiones se tendrá que aplicar 24 horas al día y en otros solo 16 horas al día.

Cómo se administra

La oxigenoterapia es un tratamiento personalizado y adaptado a las necesidades de cada paciente. El oxígeno se administra en casa a través de unos dispositivos que pueden ser estáticos o portátiles, de modo que estos últimos nos permiten desplazarnos. El médico nos indicará las posibilidades que existen y cuál puede ser la más indicada en cada caso.

En nuestro país, normalmente hay acuerdos con empresas que se encargan de la prestación del servicio, que incluye la administración y el mantenimiento, explican desde Separ.

Beneficios de la oxigenoterapia

Recibir oxigenoterapia produce una serie de beneficios a los pacientes, como vivir durante más tiempo y con mejor calidad de vida. Se mejora el sueño, el estado de ánimo, de alerta y la memoria. Al reducir el esfuerzo respiratorio, el corazón no se sobrecarga y se aumenta la energía, lo que se aprecia al hacer las rutinas diarias. Además, las visitas a urgencias y los ingresos hospitalarios disminuyen.