Practicopedia

El truco para evitar que las fresas se echen a perder al poco tiempo de comprarlas

65ymás

Foto: Bigstock

Lunes 29 de marzo de 2021

3 minutos

En la nevera, sin lavar y bien separadas, es la mejor forma de conservarlas por mucho tiempo

Alarga la vida de tus fresas con estos consejos Foto: bigstock
65ymás

Foto: Bigstock

Lunes 29 de marzo de 2021

3 minutos

Aunque la primavera es la mejor época para comer fresas, cada año su presencia se adelanta en los supermercados y desde principios de año ya podemos encontrarlas. De marzo a julio es el mejor momento para disfrutar de este sabroso fruto rojo rico en minerales, ácido fólico y vitaminas como la E y la C.

Se trata de una fruta que podemos utilizar en multitud de recetas y formas como granizados, batidos, jaleas, mermeladas o en gelatinas, guarniciones, ensaladas, salsas y vinagretas.

Además de sus miles de usos en la cocina, las fresas, debido a sus propiedades y su agradable olor, está presente en numerosos productos cosméticos, algunos de los cuales, puedes hacer incluso en casa.

Sin embargo, las fresas son un producto muy delicado que hay que conservar y tratar con mucho cuidado para alargar su vida y comerlas en perfecto estado. A continuación, vamos a tratar de darte los mejores consejos para su preservación.

La alergia a las fresas puede desencadenar en llagas (bigstock)

Siempre en la nevera

Lo primero que debes saber es que, aunque tengan un color precioso y queden ideales en el frutero de tu cocina, estás cometiendo un grave error: las fresas siempre deben estar en el frigorífico. Sin duda, es la mejor forma de conservarlas, ya que se trata de una fruta que, una vez recolectada, frena su proceso de maduración y empiezan a pudrirse, por ello, lo mejor es meterlas en la nevera para frenar este proceso.

Nada de agua

El agua también puede acelerar ese proceso de putrefacción. Por ello, tal y como te hemos explicado en esta sección en alguna que otra ocasión, en general, la fruta no se debe lavar antes de guardarla, sino que debemos limpiarla justo en el momento antes de comérnosla. Para absorber la humedad de la fruta, puedes guardarla sobre un recipiente con papel de cocina.

Del mismo modo, si una fruta tiene moho lo mejor es separarla del resto para que no se extienda. Y en el caso de las fresas, también.

Cambiarlas de recipiente

Lo que debemos hacer también es cambiarlas de recipiente. Los que vienen con las fresas no son los mejores porque no permiten que haya espacio entre estas frutas. En este sentido, necesitaremos uno amplio en el que las fresas no se toquen entre ellas y tapados con un papel film con agujeros para evitar que se acumule el gas carbónico en su interior. 

Si queremos mejorar la supervivencia de estas frutas podemos poner un papel de cocina en la base para que absorba parte de la humedad.

Si eres un amante de las fresas y crees que cuatro meses de temporada son pocos y quieres seguir disfrutando de esta sabrosa fruta durante más tiempo, siempre puedes optar por congelarla y hacerte ricos batidos u otras recetas cuando lo desees.