Consumo

Aire acondicionado: ¿a qué temperatura se debe poner?

Beatriz Torija

Miércoles 21 de julio de 2021

5 minutos

La temperatura ideal está entre 24°C y 26°C, temperaturas más bajas disparan el consumo

Aire acondicionado, ¿a qué temperatura se debe poner?
Beatriz Torija

Miércoles 21 de julio de 2021

5 minutos

Aunque parezca fácil… se trata de una pregunta muy difícil de responder. De hecho, si existiera una temperatura estándar idónea a la que poner el aire acondicionado, no habría tantas fricciones en las oficinas e incluso en casa. Es una situación muy habitual: el compañero de trabajo, o el miembro de la familia caluroso, que no para de sudar y poner la temperatura del aire a 20°C, el que dice que tiene frío, se abriga con una chaqueta y en cuanto puede, regula el aparato a 27°C… o lo apaga. Extremos aparte, sí que hay un rango de temperaturas recomendadas que te ayudarán a sentirte cómodo en casa, cuidar el medioambiente y no disparar la factura de la luz.

La temperatura recomendada

En líneas generales, se recomienda que, en ningún caso, la temperatura a la que regulemos el aire acondicionado supere los 12 grados respecto a la temperatura exterior. En verano, la temperatura ideal, para estar a gusto en casa, está entre los 24°C y los 26°C. Es posible que, si acabamos de llegar de la calle, muy acalorados, nos parezca al principio que esta temperatura es insuficiente. Pero antes de regular el termostato a 18°C, es preferible tener un poco de paciencia. En apenas unos minutos, comenzaremos a sentirnos mejor. También hay que tener en cuenta que cada estancia es diferente. En un dormitorio es preferible poner la temperatura más alta y en una estancia en la que no estamos sentados, sino que tenemos actividad, como la cocina, puede requerir algún grado menos.

Además, recuerda que el consumo del aire acondicionado está directamente relacionado con la temperatura a la que lo tengamos programado. Según los expertos, cada grado menos que pongamos en el aire acondicionado, aumentará el consumo de nuestra factura un 8%.

Sentido común

A la hora de ajustar la temperatura del aire acondicionado, no hay nada como aplicar un poco de sentido común. De la misma forma que es ridículo encender la calefacción en invierno a toda potencia para andar en tirantes en casa en pleno mes de enero, mientras nieva en el exterior, no se debe poner el aire acondicionado a la temperatura más baja que permite el aparato para después andar con una sudadera o una chaqueta en casa (o en la oficina), mientras en el exterior cantan las chicharras y el sol cae a plomo.

No tiene sentido y es un gasto inútil de energía y dinero, además de un gesto muy poco sostenible y que puede poner en riesgo nuestra salud.

Aire acondicionado, ¿a qué temperatura se debe poner?

¡Ojo!, que en las oficinas la temperatura está regulada

En casa, podemos regular la temperatura del aire acondicionado a nuestro gusto, pero en un espacio público o en un centro de trabajo, la temperatura, tanto de refrigeración como de calefacción, están reguladas por el Real Decreto 1826/2009, de 27 de noviembre, que modificaba el reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, en el marco del Plan de Activación del Ahorro y la Eficiencia Energética. Esta norma establece la obligación de limitar las temperaturas a mantener en el interior de los establecimientos de edificios y locales climatizados destinados a usos administrativos, comerciales, culturales, de ocio y en estaciones de transporte, con el fin de reducir su consumo de energía. La norma establece:

  • La temperatura del aire en los recintos calefactados no será superior a 21 ºC, cuando para ello se requiera consumo de energía convencional para la generación de calor por parte del sistema de calefacción.
  • La temperatura del aire en los recintos refrigerados no será inferior a 26 ºC, cuando para ello se requiera consumo de energía convencional para la generación de frío por parte del sistema de refrigeración.

Otros consejos

La mayoría de los aparatos de aire acondiciconado permiten regular la dirección del chorro de aire frío, lo que se denomina como deflector. Hay que evitar colocar ese deflector en una posición que permita que nos dé directamente el chorro de aire frío. En general, lo mejos es apuntar hacia arriba, para que así se enfríe toda la estancia de forma homogénea. El aire caliente sube y el frío baja, por lo que será más eficaz dejamos que el aire frío salga hacia el techo.

El aire acondicionado no tarda demasiado tiempo en acondicionar la temperatura de una estancia, de modo lo ideal es encenderlo cuando estamos en casa y cuando realmente lo necesitamos. Mantener el aire acondicionado en funcionamiento mientras no estamos en casa, lo único que hará en engordar la factura de la luz.

Si vas a comprar un aparato de aire acondicionado, compensará que sea de la máxima eficiencia y que cuente con tecnología ‘Inverter’. Esta tecnología regula el compresor del aparato par que, sin llegar a parar en ningún momento, disminuya su velocidad al mínimo necesario para mantener la temperatura deseada.

Sobre el autor:

Beatriz Torija

Beatriz Torija es periodista y documentalista, especializada en información económica. Lleva 20 años contando la actualidad de la economía y los mercados financieros a través de la radio, la televisión y la prensa escrita. Además, cocina y fotografía.

… saber más sobre el autor