Cartas al director

El primer gran acuerdo de la reforma de las pensiones y sus verdaderos artífices

Fernando Marín

Domingo 4 de julio de 2021

8 minutos

EuropaPress 3819537 presidente gobierno pedro sanchez firma acuerdo ejecutivo nacional agentes
Fernando Marín

Domingo 4 de julio de 2021

8 minutos

Cartas al director (cintillo)

 

El día 28 de junio de 2021 el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones cerró con patronal y sindicatos el acuerdo para el primer paquete de reforma de las pensiones. Este acuerdo conlleva que las pensiones vuelvan a revalorizarse con la inflación por ley, así como derogar expresamente el factor de sostenibilidad de la reforma del PP de 2013. También incluye diversas medidas para acercar la edad real de jubilación a la legal.

El mismo día en que se cerró este primer gran acuerdo de la reforma de las pensiones la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Aina Vidal, celebró el pacto conseguido y afirmó, según declaraciones publicadas por Europa Press, que “está claro que la presión de Unidas Podemos estos últimos meses y años ha logrado modificar la posición inicial del ministerio de inclusión, seguridad social y migraciones en aspectos clave del acuerdo” y ha anticipado que estarán atentos desde Unidas Podemos para evitar “cualquier tentación de recorte de las prestaciones futuras”. Por su parte Pablo Echenique ha afirmado, también en declaraciones publicadas por Europa Press el día 1 de julio, que ha sido la formación morada la principal responsable de haber negociado con Escrivá para dejar fuera los elementos lesivos que se querían incluir.

Yo prefiero no saber cuales eran las intenciones iníciales del Sr. Escrivá, pero por lo que deja entrever la diputada de Unidas Podemos no eran nada buenas y solo gracias a su coalición podemos tener la tranquilidad de que nunca se saldrá con la suya y de que a partir de ahora dormiremos tranquilos porque Unidas Podemos siempre estará vigilante para que nuestras pensiones nunca se vean recortadas.

Hablando en serio, yo no creo que las cosas sean tal como las cuenta la diputada Aina Vidal. Yo pienso más bien que en este tipo de negociaciones cada uno tiene su rol y que el Sr. Escrivá tiene muy asumido que le ha tocado el de poli malo, más que nada porque de lo contrario ahora mismo tendría que estar muy enfadado por estas declaraciones y pensando que no hay nada como tener compañeros de gobierno como Aina Vidal para entender y valorar lo que es el trabajo en equipo, la camaradería, la humildad, la discreción, la confianza y el apoyo entre compañeros a los que se les ha encomendado la tarea de gobernar un mismo barco con un mismo destino.

 

Aina Vidal

La diputada Aina Vidal

 

Por otro lado, y dejando aparte las ansias de protagonismo de la diputada Aina Vidal, yo no acabo de entender porque está tan orgullosa del acuerdo que se ha firmado. Por lo que veo la Sra. Aina Vidal aun no se ha enterado de cómo afectan las sucesivas crisis en las pensiones de los obreros y obreras con largas carreras de cotización que pasan sus últimos años de vida laboral encadenando prolongadas situaciones de desempleo con todo tipo de contratos temporales. Lo digo porque si no me equivoco (que ojalá me equivoque y aun no he conseguido salir de dudas) no va a haber ningún cambio respecto a la normativa anterior y definitivamente se va a condenar a los desempleados y desempleadas de larga duración que no proceden de despidos a no poder jubilarse involuntariamente a los 61 años pese a tener más de 33 años cotizados. Por este motivo deberán esperar en el desempleo dos años más viendo como se reducen sus irrisorias pensiones para poder jubilarse voluntariamente junto con los sectores profesionales más privilegiados de la sociedad a los que nunca afectan las crisis y a los que se les permite jubilarse voluntariamente en el momento climax de su carrera profesional muchos de ellos sin ningún motivo especial que no sea estar más tiempo con sus nietos para cobrar unas pensiones de escándalo que tarde o temprano terminarán vaciando las arcas de la seguridad social.

Yo puedo asegurarle a la Sra Aina Vidal de que no estaría tan contenta si perteneciera al 30% de trabajadores y trabajadoras que como yo no presentan sus mejores años de cotización en el tramo final de su carrera por lo que, tal como dijo el ministro Escrivá hace pocos meses, el sistema actual "no funciona" para ellos.

Tampoco creo que haya sido muy acertado que una diputada de una formación de izquierdas alardee de que gracias a ellos no se va a ampliar el periodo de calculo de las pensiones pese a que el Sr Escrivá haya dicho en repetidas ocasiones que cualquier ampliación debe acompañarse de una "mayor generosidad" en las lagunas de cotización y de la posibilidad de descartar los peores años de cotización. En este sentido, Escrivá ha garantizado recientemente que el objetivo de esta medida no es mermar la cuantía de la pensión y que la ampliación del periodo de cálculo irá ligada, sí o sí, a la elección de los mejores años de cotización.

Para mí es una falta absoluta de tacto, de información y de contacto con la realidad que una diputada de una formación de izquierdas se jacte de querer borrar las esperanzas de los más desfavorecidos y desfavorecidas por el actual sistema de calculo al no permitir la existencia de una ley más justa y equitativa que permita una pensión digna a los trabajadores y trabajadoras con largas carreras de cotización que han tenido la desgracia de terminar en el desempleo los últimos años de su vida laboral alternando esporádicos y precarios contratos temporales. Supongo que el populismo es así y lo que siempre busca es el mayor número de votos con el menor esfuerzo posible y a poder ser a costa de los demás.

Lo que voy a contar a continuación ya no tiene nada que ver con el primer gran acuerdo de las pensiones, pero puede ayudar a la Sra. Aina Vidal a entender un poco más nuestra historia más reciente y a no meter más la pata en el futuro alegando que ella no sabía que pudieran existir tantas desigualdades en nuestra sociedad:

En tiempos de la transición había chicos y chicas sin apenas estudios (la EGB a duras penas) que debían empezar a trabajar con 14/16 años como mulas de carga y sin ningún tipo de contrato para poder ayudar en sus casas con lo poco que les dieran. Muchos de ellos, como yo, se criaron desde niños en las calles de barriadas obreras muy marginales donde abundaba la miseria, los vertederos y la heroína, la cual sospechosamente apareció en estos barrios en el mismo momento en el que las asociaciones vecinales empezaron a luchar por la libertad, la igualdad, la educación y los derechos de la clase obrera. Yo me crié en esas calles, vertederos y escampados viendo como muchos adolescentes a los que conocía terminaban sus días paseando sin dientes apoyados del brazo de su padre y esperando un final que en aquella época era incurable. Otros, como el familiar a quien más quería mi mujer, se adelantaron a este final y murieron solos y escondidos en un portal por una sobredosis.

Siendo ya un adolescente a mí me dio por pensar y salir a la calle para unirme con otros que luchaban desde tiempos de la dictadura para cambiar el mundo que nos había tocado vivir, con el inconveniente de que en aquella época la policía era de otro color y no perdía el tiempo dando explicaciones. Al mismo tiempo, como ya he dicho antes, empecé a trabajar tempranamente como mulo de carga por cuatro duros y sin contrato y luego gracias a la profesión que me labré y a la fuerza que me daba mi juventud empecé a cotizar y a ganar buenos salarios hasta que fui despedido a los 51 años, con 31 años cotizados, de eso hace ya unos cuantos años.

Cuento esta parte de mi historia (que estoy seguro es como la de muchos) para que la Sra. Aina Vidal entienda porque yo no quiero lo que ella quiere para mi. Yo quiero que cada uno elija sus mejores años cotizados, ya sean 25, 30 o 35, los que ustedes decidan, porque aunque se diga que todos somos iguales no todos hemos vivido en las mismas circunstancias. Y si esta opción, que es la misma que ustedes aprobaron recientemente en el Pacto de Toledo, es inviable porque las arcas de la seguridad social se resentirían, como mal menor la propuesta de sistema de calculo que hace el Sr Escrivá sigue siendo más justa que el actual sistema porque recogería buena parte de la carrera profesional de la mayoría (incluyendo a los que les fueron mejor las cosas a mediana edad, a los que les ha ido mejor al final y a los que les ha ido mejor siempre) y además permitiría descartar los peores años de cotización e integrar posibles lagunas.

Un saludo a todos los pensionistas actuales y futuros, y gracias a 65Ymás por ayudar a que todos estemos mejor informados en un asunto tan delicado como es la reforma de las pensiones.


Si eres lector o lectora de 65Ymás y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario:

 

Carta director

Sobre el autor:

Fernando Marín