Salud

Retorno venoso ¿qué es?

Ignacio Casanueva

Lunes 9 de noviembre de 2020

1 minuto

Retorno venoso ¿qué es?
Ignacio Casanueva

Lunes 9 de noviembre de 2020

1 minuto

Desde pequeños nos han enseñado que a lo largo de nuestro cuerpo existe una red de carreteras por las que la sangre circula llevando oxígeno y nutrientes a nuestros órganos, así como el dióxido de carbono y otros desechos que el cuerpo no necesita. Una red de circulación que va desde las grandes autopistas como las arterias, hasta los caminos más pequeños como las finas venas de la superficie de la piel.

Dentro de esta circulación existe una, la de retorno, constituida por una red de venas cuya función es llevar sangre desde los diferentes tejidos hasta el corazón. Existen dos sistemas venosos; por un lado, la red venosa profunda y por otro la superficial. El sistema venoso profundo se localiza entre los músculos y en términos generales, estas venas van acompañando a las arterias y forman la red venosa principal en donde confluyen las venas cava superior e inferior que desembocan en el corazón. 

Cuando estas venas fallan, dan lugar a una incapacidad del adecuado retorno de la sangre al corazón, lo que provoca la acumulación de ésta en las piernas, y deriva por tanto en algunas patologías, las más famosas la Insuficiencia Venosa Crónica o las varices.

varices

 

Estos fallos en las venas afectan al 30% de los adultos españoles, pero en más de la mitad no se han diagnosticado. Aunque como se ve está muy extendido, la IVC afecta a más mujeres a partir de los 40 años debido a una predisposición hormonal, aumentando con los embarazos y con la edad, llegando al punto que, superados los 50 años, la mitad de las mujeres lo padecen. No obstante, cada vez afecta a pacientes más jóvenes debido principalmente a que está patología también tiene que ver mucho con el estilo de vida. 

Aunque esta enfermedad no es incapacitante, sí que merma la calidad de vida personal y laboral, llegando a suponer un problema sanitario.

Causas

Como se ha indicado antes, hay causas que no ayudan en el control o prevención de esta patología. Entre las más comunes están la edad, los factores genéticos y el embarazo, pero también podemos encontrar las alteraciones hormonales (como por ejemplo la píldora anticonceptiva), el sobrepeso (que incrementa la presión en las venas de las piernas y deriva en un riesgo de complicaciones asociadas), vida sedentaria y falta de ejercicio, acciones en las que se está mucho tiempo de pie o sentado, y el calor porque hace que las venas se dilaten acumulándose la sangre en las venas e intensificando la sensación de pesadez y cansancio.

Qué síntomas tiene

La IVC es un problema que no desaparece con el tiempo, por lo que un diagnóstico precoz, con su posible tratamiento ayudará a prevenir las complicaciones asociadas, así como el progreso de la enfermedad. Estos son los principales síntomas por los que acudir a nuestro médico de cabecera:

  • Dolor, hormigueo, pesadez y cansancio habitual en las piernas
  • Hinchazón de la parte inferior de las piernas y los tobillos
  • Calambres nocturnos
  • Sensación de calor, enrojecimiento, sequedad y picor constante en la piel
  • Arañas vasculares o telangiectasias
  • Signos dérmicos
Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?