Sociedad

Hiponatremia, otro problema de salud frecuente (y desconocido) de las olas de calor

Irene Alcaraz

Domingo 31 de julio de 2022

3 minutos

Un problema de salud que afecta especialmente a personas mayores y con problemas renales

Hiponatremia, otro problema de salud frecuente (y desconocido) de las olas de calor
Irene Alcaraz

Domingo 31 de julio de 2022

3 minutos

En esta época del año, las altas temperaturas –especialmente durante la ola de calor– nos recuerdan que debemos beber agua cada poco tiempo para mantenernos correctamente hidratados, siendo 2 litros la recomendación diaria en un adulto. Sin embargo, no existe un tope determinado en cuanto al consumo de agua y, como todo exceso, puede terminar siendo problemático.

Hiponatremia, otro problema de salud frecuente (y desconocido) de las olas de calor

La cara oculta: hiponatremia

El peligro de beber demasiada agua es que podemos bajar la concentración de sodio en nuestro cuerpo y provocar hiponatremia, un problema de salud menos conocido pero igual de peligroso que la deshidratación.

Afecta especialmente a personas mayores, a pacientes con problemas renales y a personas que estén tomando diuréticos o tomando ciertos medicamentos que impidan la absorción de sodio.

Tipos y síntomas

Como indica la 'Guía de práctica clínica ante la hiponatremia' de la Revista de Nefrología, puede ser leve, moderada o grave, y su duración puede durar desde uno a varios días. Según estas dos características, aparecerán síntomas de diferente gravedad, entre los que destacan:

  • Confusión, desorientación y fuerte dolor de cabeza
  • Náuseas (si provocan vómitos, podría ser señal de que es un caso grave)
  • Cansancio o somnolencia anormal y profunda
  • Distrés cardiorrespiratorio (esto significa que, pese a seguir respirando, los pulmones no logran pasar el oxígeno a la sangre)
  • Convulsiones, espasmos
  • En los casos más graves, el paciente puede entrar en coma

Este desajuste sódico afecta en primer lugar al ámbito cognitivo, por lo que los primeros síntomas serán los de desorientación, confusión y cansancio.

Tratamiento

En estos casos, se opta por una restricción hídrica junto con una aportación extra de sal. De esta forma, se volverá a recuperar el equilibrio entre la cantidad de agua y la de sodio en nuestro cuerpo. Sin embargo esto debe decidirlo un profesional sanitario y nunca debe hacerse por cuenta propia, ya que podría producirse el efecto contrario, la deshidratación cerebral.

Sobre el autor:

Irene Alcaraz

Irene Alcaraz, redactora

… saber más sobre el autor