Alimentación

Cómo cocinar los alimentos si tienes dificultades para masticar

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Miércoles 28 de julio de 2021

4 minutos

Diferentes opciones de cocción te permitirán seguir disfrutando de algunos alimentos

Cómo cocinar los alimentos si tienes dificultades para masticar (Foto Bigstock)
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Miércoles 28 de julio de 2021

4 minutos

Masticar bien los alimentos ayuda a su digestión, porque cuanto más masticamos la comida, estamos ayudando al estómago y el páncreas en este proceso, además de favoreciendo la asimilación de los nutrientes. Cuando aparecen problemas para masticar, por ejemplo derivados de la edad, puede ocurrir que dejemos de consumir ciertos alimentos que ya no nos resulten fáciles de comer. Pero eso sería un error, porque dejaríamos de ingerir algunos nutrientes que nuestro cuerpo necesita. En estos casos, una solución es cocinar esos alimentos de forma que podamos seguir beneficiando de sus propiedades, además de poder seguir disfrutando de ciertos sabores.

 

Cómo cocinar los alimentos si tienes dificultades para masticar (Foto Bigstock) 2

 

La Fundación Alícia, un centro con vocación social dedicado a la innovación tecnológica en cocina impulsado por la Fundación Cataluña – La Pedrera y la Generalitat de Cataluña, cuenta con unas pautas de cocina de fácil masticación elaboradas con el asesoramiento de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (@salutcat), con consejos para cocinar los alimentos para que fácil masticarlos. En este sentido, se propone utilizar las diferentes opciones de cocción: hervir, cocer al vapor, en una olla exprés, en el microondas o al baño María, así como freír, confitar, escalfar o marinar, entras opciones de procesado

Estas son algunos ejemplos de las recomendaciones de la Fundación Alícia en función del tipo de alimento que queramos cocinar:

–Cereales y tubérculos: tendremos que ablandarlos hasta que sean aptos. En el caso de los tubérculos (patatas, boniatos y yuca), “hay que alargar su tiempo de cocción, ya sean hervidos o en guisos, sin piel, hasta que se puedan chafar fácilmente. Si se fríen, habrá que evitar que se forme costra; es preferible rehogarlos”. Si se trata de pasta o arroz, tendremos que “cocerlos, hirviéndolos o en guisos, alargando su tiempo de cocción generalmente hasta el doble del tiempo indicado en el envase”. La fundación también recomienda “evitar las pastas largas, tipo espagueti, que serán más complicadas de masticar” y “acompañar las pastas y el arroz con salsas no pegajosas suficientemente espesas para dar untuosidad a la elaboración”.

–Legumbres: Si hablamos de legumbres secas, se recomienda “ponerlas en remojo entre 10 y 12 horas y después cocerlas hirviéndolas con agua o en un guiso a fuego suave y alargar su tiempo de cocción hasta comprobar que son muy tiernas”. Además, el consejo de los expertos es que, si una vez cocidas, “si están suficientemente blandas y si la piel se queda integrada cuando se chafan suavemente, se podrán consumir directamente. Si no es así, se recomienda consumirlas en formato crema o puré”. Este último consejo también es válido si las legumbres están cocidas en conserva, que podemos incorporar a un guiso para que queden aún más tiernas.

–Verduras: las verduras crudas, si eliminamos las partes duras, las rallamos o cortamos muy pequeñas y las trituramos, permiten hacer crema, puré o sopa y gazpacho, platos ideales para personas con dificultades para masticar. Si las verduras ya vienen cocidas, la Fundación Alícia recomienda “hervirlas, guisarlas, rehogarlas, cocerlas al vapor o al microondas (añadiendo agua a la cocción), y siempre alargar su tiempo de cocción hasta que se puedan chafar fácilmente con el tenedor”.

–Pescado y marisco: para cocinarlos , debemos descartar sus partes duras (espinas, escamas, piel, caparazones), pero de entrada no deberíamos escoger para nuestros platos “pescados de tamaño muy pequeño, de los que es prácticamente imposible o muy difícil separar las partes duras: boquerones, sardinas pequeñas, sonsos…”

–Carnes: en el caso de las carnes, la fundación considera que “se deben poder romper fácilmente con una ligera presión realizada con el tenedor, y si no se puede, se recomienda servirlas a pedacitos muy pequeños, como si se tratara de carne picada, y acompañadas de una salsa espesa o crema”. En esta línea, “las carnes crudas no son aptas”.

Sobre el autor:

Toni Esteve

Toni Esteve es redactor especializado en temas de economía y consumo.

… saber más sobre el autor