Economía

La edad no es una barrera para el éxito: de ser despedido a los 60 años a hacerse rico a los 87

Álex Gómez

Foto: Technoprobe

Martes 28 de junio de 2022

3 minutos

Giuseppe Crippa aprovechó la indemnización de un despido para montar su propia empresa

giuseppe crippa technoprobe
Álex Gómez

Foto: Technoprobe

Martes 28 de junio de 2022

3 minutos

A veces las malas situaciones que ocurren en la vida pueden transformarse en una oportunidad. Es lo que le pasó a Giuseppe Crippa, cuando en 1995 la fábrica de semiconductores franco-italiano STMicroelectronics (STM) le ofreció una indemnización a cambio de su despido. Con 60 años, y con una carrera de más de 35 años en la empresa, Crippa podía haber elegido una jubilación tranquila, pero optó por otro camino. 

Aprovechando los conocimientos adquiridos en su anterior trabajo, decidió invertir el dinero de la indemnización para montar su propia empresa. Así se germinó la idea de Technoprobe, en un pequeño pueblo situado a las afueras de Milán. El negocio consiste en hacer tarjetas de prueba, discos en miniatura con agujas que se unen a microchips para probarlos.

La importancia de estos materiales ha aumentado exponencialmente en los últimos años. Prueba de ello es que 27 años después de su fundación, esta compañía es ahora uno de los dos mayores fabricantes de tarjetas de sonda del mundo.

Entre sus clientes más conocidos se encuentran marcas como Apple, Qualcomm, Samsung y Nvidia, así como a los fabricantes de semiconductores AMD, Intel y TSMC, entre otras.

Los magníficos resultados de la compañía hizo que Technoprobe comenzará a cotizar en la bolsa de valores Euronext Growth Milan. Este movimiento convirtió a Grippa y a su familia en una de las más ricas de Italia.

Los propios resultados de la empresa demuestran que nunca es tarde para emprender un proyecto de éxito. En su último ejercicio la marca registró ingresos netos de $136 millones sobre ingresos de $446 millones en 2021.

Microchips

 

Esta empresa familiar creció rápidamente y se expandió a otros países. Primero llegó a Francia en 2001 y a Singapur en 2004Poco después, en 2007, el empresario italiano envió a su sobrino Felici a California para abrir la primera oficina estadounidense de Technoprobe en San José.

En 2017 Grippa renunció a la dirección de la empresa, y ahora es su sobrino el CEO de la compañía, mientras que su hijo es el presidente. Una historia de superación, ambición y visión empresarial que demuestra que la edad no es un problema para iniciar nuevos proyectos.

Sobre el autor:

Álex Gómez

… saber más sobre el autor