Educación financiera

¿Qué son los bonos basura?

María Liébana

Lunes 11 de mayo de 2020

2 minutos

Su relación rentabilidad/riesgo no coincide con lo que un buscan los inversores de renta fija

¿Qué son los bonos basura?

Hace unos días el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) anunciaba que aceptará que los bancos, como garantía en sus operaciones de liquidez, emitan activos con una calificación situada en el grado de especulación, y que popularmente se conoce como “bonos basura”.

¿Qué son los bonos basura?

El bono basura o “high yield”, es un título de renta fija de baja calificación crediticia emitidos por una empresa o por un estado. Surge en el mercado norteamericano y ya está generalizado en el ámbito europeo, donde también se denomina “bono de alto rendimiento”.

Calificado con el grado especulativo por parte de las agencias de calificación o rating, la principal característica de este tipo de bonos es que presentan un elevado riesgo de impago, tanto del capital como de los intereses, pero en compensación, ofrecen una alta rentabilidad.

En otras palabras, los bonos basura son activos emitidos por entidades poco conocidas o cuya solvencia está en entredicho y que implican un elevado riesgo y que, para compensar, ofrecen intereses más elevados, en ocasiones muy por encima de la media del mercado.

Si son bonos de alto rendimiento, ¿por qué se denominan basura?

Porque son productos que tienen un riesgo similar al de otros activos financieros como la renta variable, y esta relación rentabilidad/riesgo no coincide con lo que un inversor de renta fija busca habitualmente.

Cuando un inversor elige la renta fija para poner su dinero, y más aún cuando se trata de deuda soberana (emitida por los estados), está buscando, básicamente, la seguridad de que va a recuperar la inversión realizada junto con los intereses, asumiendo obtener muy poca rentabilidad.

¿Quién califica?

El nivel de riesgo de los bonos basura lo aplican las agencias de calificación crediticia o rating. Este tipo de bono suele tener las peores valoraciones debido al nivel de riesgo que lleva implícito.

Actualmente son tres las agencias más destacadas en valorar estas calificaciones: Moody’s (@MoodysCorp), Fitch (@FitchRatings) y Standard & Poor’s (@SPGlobal). Sus notas se componen de letras mayúsculas, minúsculas y números; y aunque sus aplicaciones dependen del criterio de cada agencia, existe un consenso a la hora de identificar a las mejores calificaciones con la letra “A” y las peores, con la “B”. Los bonos basura suelen estar representados con la valoración BB+.

¿Cómo se llega a ser bono basura?

Una entidad puede obtener una calificación “high yield” por diferentes razones, pero las más comunes son: elevados niveles de endeudamiento, necesidades adicionales de financiación o que pertenezcan a un sector de actividad que implique un mayor riesgo o desconocimiento. En definitiva, cualquier situación que lleve a aumentar la desconfianza en la capacidad de la entidad de asumir su deuda, que se traduciría en un mayor riesgo de impago.

Sin embargo, muchas compañías acuden directamente al mercado mediante emisiones de este tipo para obtener financiación, sin tener un rating por debajo del grado de inversión, y obtener fondos con un vencimiento más largo. Práctica muy habitual entre las empresas españolas durante la anterior crisis, al restringirse su acceso a la financiación bancaria.

En los tiempos que corren, la preocupación por las calificaciones está aumentando para los mercados, en un escenario en el que el confinamiento está provocando la mayor recesión en casi un siglo.

Precisamente esta situación es lo que ha llevado al BCE a eximir de los requisitos de calidad crediticia que venía exigiendo hasta ahora, quien considera que la actual crisis puede provocar que las agencias de rating revisen a la baja. Aun así, de momento el BCE acepatrá los bonos basura hasta 2021 y cumpliendo con ciertos requisitos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?