Al aire libre

Camino de Santiago: opciones dependiendo de tu forma física

Marco Herrera

Sábado 9 de marzo de 2019

2 minutos

Las posibilidades son muchas, pero todas deben recorrer al menos 100 Km hasta llegar a Santiago

Señalización para seguir un sendero del camino (Pexels)

Para muchos el Camino de Santiago es una experiencia única y tan apetecible como las dudas que genera en aquellos que menos confían en su estado físico. Pero el camino tiene diversas rutas y varias formas de afrontarlo, por lo que puedes amoldar un determinado trayecto y condiciones en el mismo a tu condición para que esta no sufra.

Para los que quieran rutas más cómodas

Son 100 los kilómetros mínimos exigidos para recibir la Compostela, el reconocimiento a la peregrinación hasta la Catedral del Apóstol Santiago. Por eso Sarria, en la provincia de Lugo, a algo más de 100 kilómetros de Santiago, aparece como uno de los puntos de partida obligatorios si tu estado físico no está para muchos trotes. En esta ruta las etapas no son excesivamente largas, el camino es cómodo a la par que bonito y diverso y cada final de etapa se encuentra en localidades que ofrecen todas las comodidades de alojamiento, sin significar esto que sean lujosas.

Esta ruta pasa por el mencionado Sarria, para unos 24 kilómetros después, al lado del embalse de Belesar del Río Miño, descansar en Portomarín. Desde esta localidad arrancará la segunda etapa, que conlleva otros 25 kilómetros y que llega hasta Palas de Rei. A continuación, etapa más que llamativa por un paisaje de frondosos bosques hasta Arzúa, 30 kilómetros por una ruta muy cómoda de andar. La cuarta etapa se hace en tan solo 19 kilómetros hasta Pedrouzo para el quinto día alcanzar Santiago por una ruta cómoda, donde podrás ver antiguas iglesias, comer y descansar bien en cómodos hostales y disfrutar bonitos paisajes.

Peregrino atravesando un trigal (FreeCat:Flickr)

El camino más duro

Pero hay quienes en la peregrinación a Santiago también buscan una prueba de superación física. Para ellos el camino más exigente es el camino que discurre por la costa. Partiendo desde Oviedo, la primera parada es de las más largas, 30 kilómetros hasta San Juan de Villapañada, aunque también de las más cómodas de esta ruta. Tras pasar por etapas cortas en Salas y Tineo, el terreno va elevándose al llegar a Pola de Allande y La Mesa, haciéndose sensiblemente más exigente al llegar a Grandas de Salime. Tras este pueblo alcanzarás A Fonsagrada, donde aún deberás lidiar con un duro desnivel. Y a partir de ahí el camino baja abruptamente hasta llegar a Lugo, desde donde volverás a tener un recorrido más cómodo hasta Santiago.

También hay que mencionar El Camino Portugués como el más cómodo para aquellos que desean hacer muchos kilómetros pero por un terreno más cómodo. Tanto partiendo desde Lisboa, a unos 600 kilómetros de Santiago y unas 25 etapas, como haciéndolo desde Oporto, a 240 kilómetros de Santiago y necesitando 10 etapas. No obstante, el camino más conocido y transitado es el Francés, que si bien tiene una dureza media, es el que está mejor provisto de avituallamientos, albergues y seguridad.

0

No hay comentarios ¿Te animas?