Gastronomía

Prepara el clásico del tapeo murciano en casa: Zarangollo

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Lunes 8 de noviembre de 2021

3 minutos

Elaborado con algunas de las principales hortalizas de la huerta murciana

Prepara el clásico del tapeo murciano en casa: Zarangollo Foto:bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Lunes 8 de noviembre de 2021

3 minutos

El Zarangollo es un plato tradicional murciano ligado a la huerta de esta zona de España. Se trata de un plato que, además de delicisoso es muy saludable. Si no lo has probado nunca, toma nota de la receta porque querrás comerlo todos los días.

Aunque en cada hogar se intenta personalizar, la receta tradicional se compone de cebolla, calabacín y huevo. A estos tres ingredientes podemos incorporarle patata, algo cada vez más frecuente en todas las recetas de este plato.

Se trata de un plato que se come especialmente en primavera, aunque es delicioso para comerlo durante todo el año.

Lo primero que haremos será preparar la cantidad de cada uno de los ingredientes que vamos a utilizar. En este caso, prepararemos el doble de calabacines que de cebollas, ya que la hortaliza debe ser la protagonista del plato. Para una preparación para 4 personas echaremos una cebolla dulce y unos 3 calabacines. En cuanto a los huevos, utilizaremos unos 3 de corral preferiblemente.

Prepara el clásico del tapeo murciano en casa: Zarangollo Foto:bigstock

¿Preparado?

Lo primero que tenemos que hacer es freír las cebollas y los calabacines. Se trata de un paso que podemos hacerlos por separado o juntos si utilizamos cebolla dulce (lo más recomendado). En el caso de los calabacines, podemos pelarlos o no. Cortaremos la cebolla en juliana y el calabacín en discos.

Una vez incorporados los dos ingredientes en la sartén les añadiremos un poco de sal y pimienta.

En primer lugar, cocinaremos con el fuego fuerte para tratar de eliminar toda el agua que suelen expulsar este tipo de hortalizas. A continuación, bajaremos el fuego y lo dejaremos cocinar unos 40 minutos hasta que ambos productos estén muy tiernos.

Una vez listo el paso anterior, echaremos los huevos sin batir, los cuales se irán rompiendo mientras removemos todo suavemente con una pala de madera. Al tener el fuego lento conseguiremos que los huevos se vayan cuajando poco a poco quedando muy jugosos. Cuando observemos que la textura está lo suficientemente jugosa, retiraremos la mezcla del fuego y lo dejaremos reposar durante unos 10 minutos.

¿Cómo se come?

Se trata de un plato principal que también se puede servir como aperitivo o como guarnición y acompañamiento a otros platos.

Puedes servirlo a temperatura templada o cliente.

Y eso sí, cuando lo sirvas, que no falte un buen pan para mojar.

Evita el exceso de aceite

El truco para evitar que las verduras u hortalizas absorban mucho aceite mientras las freímos es dejando que estas se hagan lentamente y con poco aceite. Ello hará que sea la propia agua que contienen estos alimentos los que ayuden en su cocinado. 

Sobre el autor:

Manuela Martín

Manuela Martín es redactora especializada en temas de salud y ocio.

… saber más sobre el autor