Viajes

Un día entre jardines, falúas y caprichos reales… si visitas Aranjuez

Teresa Rey

Jueves 4 de abril de 2019

2 minutos

Rodeada por los ríos Tajo y Jarama, esta ciudad l sur de Madrid ofrece algo más que su Real Palacio

8 destinos para desconectar a menos de una hora de Madrid

A tan son 50 kilómetros de Madrid, rodeada por los ríos Tajo y Jarama, se erige el Real Sitio de Aranjuez, designado así por Felipe II en 1560. Su Palacio Real, de estilo renacentista, sus jardines (Príncipe, Isla, Parterre, Rey, Isabel II) y su casco histórico fueron los motivos por los que se le concedió el título de Patrimonio Mundial de la Unesco, que ostenta desde el año 2001. Los jardines que rodean el complejo palaciego de esta población de casi 60.000 habitantes son uno de los principales atractivos de este lugar junto a otras singularidades que no decepcionarán a los amantes del turismo cultural similar al que podemos disfrutaren otras ciudades de la comunidad como Alcalá de Henares.

Centro histórico

Pasear por las calles de la esta ciudad nos llevará descubrir edificios sobre todo de estilo barroco. Podemos toparnos con palacetes, plazas y casas que nos llamarán la atención por su arquitectura. Algunas de ellas son la Casa de Oficios y Caballeros y la Casa de los Infantes en la plaza de San Antonio junto con la Real Iglesia de dicho santo, y donde se encuentra también el Jardín de Isabel II. En cuanto a los palacios, destacan el de Medinaceli, Osuna o de Godoy, y también son de interés la Plaza de la Constitución, el Mercado de Abastos, el Teatro Real, el Convento de San Pascual o la Plaza de Toros, entre otros.

Palacio y jardines

El origen del Palacio Real de Aranjuez se remonta al año 1561, cuando el rey Felipe II lo mandó construir al arquitecto Juan Bautista de Toledo, continuando con los trabajos Juan de Herrera. Los reyes posteriores fueron realizando sus propios añadidos, por ejemplo las dos alas laterales fueron un encargo del rey Carlos III a Francisco Sabatini, el Jardín del Parterre se realizó en la época de Felipe V (primer rey Borbón de España), y el Jardín del Príncipe fue un capricho del monarca Carlos IV.

El Palacio puede visitarse de martes a domingo, mañana y tarde. De modo que cierra todos los lunes y durante algunos festivos. Las personas mayores de 65 años tienen una tarifa reducida de 4 euros. Además, se pueden hacer visitas guiadas pagando un complemento y dos tardes a la semana (miércoles y jueves), el acceso es gratuito cumpliendo unos requisitos.

También conviene caminar por los jardines. Los adyacentes al Palacio Real son el del Parterre e Isla. En el lado opuesto los Jardines del Príncipe que son muy grandes, pero merece la pena conocerlos porque en su interior está el Museo de Falúas Reales, en el que se pueden ver embarcaciones curiosas usadas por distintos reyes de España, el Embarcadero Real, el Estanque los Chinescos o la Casa del Labrador.

0

No hay comentarios ¿Te animas?