Ocio

¿Un plan para el domingo? Pasar el día en el Rastro de Madrid

Victoria Herrero

Sábado 23 de marzo de 2019

3 minutos

Las calles Ribera de Curtidores, Embajadores o Ronda de Toledo acogen este castizo mercadillo

El Rastro de Madrid se llena cada domingo (Bigstock)
Victoria Herrero

Sábado 23 de marzo de 2019

3 minutos

La zona del barrio de La Latina en Madrid se convierte cada domingo y días festivos por la mañana en un hervidero de gente. Un bullicioso y divertido recorrido por el mercadillo al aire libre más conocido de la capital y con sus 400 años de historia detrás: El Rastro. Es famosos su ambiente con cientos de puestos donde encontrar todo tipo de objetos antiguos, y algunos hasta curiosos. Pero además, se trata de una ruta imprescindible para degustar algunas de las mejores tapas de Madrid. 

Ribera de Curtidores, el alma del Rastro

A lo largo de toda esta alargada calle se suceden los puestos de ropa de segunda mano, muebles, películas o vinilos clásicos, objetos de coleccionista, tesoros vintage y cualquier cosa que uno pueda encontrar. Estamos en la arteria principal junto con las cercanas calles de Ronda de Toledo y Embajadores. Todas ellas forman un espacio que da vida a un mercado que debe su nombre al rastro de sangre que dejaban las reses cuando se sacrificaban y se traían desde el matadero. Y es que en este barrio es donde estaban los establecimientos donde se curtía la piel de los animales.  

Más que una oportunidad para pasar la mañana de un domingo o un festivo, echar un vistazo por si vemos alguna ganga o degustar una tapa con un buen vino, este mercadillo es todo un símbolo del Madrid más auténtico y castizo. El Madrid de los barquillos, de la pareja de chulapos paseando o del organillo que toca las canciones más populares de la ciudad. 

Guía rápida de productos especializados

Estas calles suelen ser un hervidero de gente a las horas clave, por eso lo mejor es madrugar e ir a tiro hecho si lo que buscas es comprar algo concreto. Así, si quieres cuadros para decorar tu casa dirígete a la calle San Cayetano, a la Calle de Carlos Arniches si lo tuyo son los libros antiguos o a la plaza General Vara del Rey para probarte miles de prendas de ropa con solera. 

Eso sí, en todo momento ten mucho cuidado con tus pertenencias ya que abundan los carteristas y amigos de los ajeno aprovechando el tumulto de gente que se concentra en estas pocas calles del centro madrileño. 

Los mejores bares de la zona

Hechas ya las compras, y cuando el hambre empieza a notarse, no hay como tomarse una caña de cerveza bien fría en algunos de los bares que rodean la zona. Así, es mítico hacer una parada en un establecimiento como Casa Amadeo, el mejor sitio para comer caracoles desde el año 1942 o el Capricho Extremeño, de gran fama gracias a sus deliciosas tostas

Pero, si lo tuyo son los productos con sabor a mar, apunta estas dos direcciones: Cervecería Cruz con sus ricas navajas a la plancha y las insuperables sardinas del Bar Santurce. 

El templo de los caracoles en el Rastro, Casa Amadeo (https://www.loscaracolesdeamadeo.com/)