Cartas al director

Colas y discapacidad para la vacunación contra la Covid-19 en Madrid

Jesús Jiménez Reinaldo

Martes 6 de abril de 2021

5 minutos

Colas de una hora de pie en el primer día de vacunación de los mayores de 80 años en Madrid
Jesús Jiménez Reinaldo

Martes 6 de abril de 2021

5 minutos

Cartas al director (cintillo)

 

Seguramente habrán visto como yo, por los medios de comunicación de masas, las colas que en estos días se están formando en el Hospital Isabel Zendal y en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid para vacunar a la población entre 60 y 65 años. Dependiendo de la suerte que uno tenga a la hora de su citación por SMS, el trámite para los más afortunados puede durar solo media hora, o, por el contrario, convertirse en un suplicio de más de cuatro horas bajo las inclemencias naturales: al sol inclemente, bajo la lluvia pertinaz e incluso bajo el granizo, los sufridos madrileños han padecido su particular Semana Santa, pues ya se sabe que estas infraestructuras se construyen en parajes apartados y solitarios, donde no abundan las sombras ni los resguardos.

Si ya me parece mal para toda la población en general, qué les diré del caso de las personas con discapacidad y/o dependencia, obligadas por una falta indignante de organización a participar en ese desfile cruel, cuando en cualquier lugar de Europa, incluida España, tienen por cuestiones de salud que nadie cuestiona entrada preferente y diferenciada en los museos, los parques de atracciones, los conciertos y hasta las visitas de catedrales, por poner solo algunos ejemplos. Pero en Madrid y para la vacunación, no; ese derecho no existe porque la Consejería de Salud no solo no lo tiene en cuenta, sino que, cuando se le pregunta al respecto, solo contesta que no lo contemplan en el protocolo, como si no se pudiese cambiar en media hora.

Les supongo al corriente de que el próximo 4 de mayo se van a celebrar elecciones a la Asamblea de Madrid. Estoy convencido de que a estas alturas todos ustedes saben que, incluso para votar, se han organizado franjas para que la población no se concentre de forma indiscriminada y que, incluso, se ha recomendado un horario para no mezclar pacientes de riesgo con infectados de Covid-19. Pero lo que parece que sí sirve para las elecciones, no se tiene en cuenta para evitar un sufrimiento mayor para las personas con discapacidad y/o dependencia.

En mi caso, con una insuficiencia renal crónica y una bolsa de ileostomía que debo vaciar al menos una vez como poco, me resulta imposible hacer una cola de varias horas para recibir la vacuna contra el coronavirus, vacuna que sin embargo hace tiempo que me es imprescindible porque soy una persona especialmente vulnerable a la enfermedad. Bastaría con que la Comunidad de Madrid arbitrase una entrada distinta para pacientes como yo, que somos bastantes como cualquier profesional de la sanidad sabe y que estamos acreditados oficialmente como tales por la propia administración madrileña, para que la vacunación no nos supusiera otro problema añadido a los muchos que ya tenemos.

Por favor, señores gestores de la Comunidad de Madrid, no nos hagan esperar interminablemente con nuestras sillas de ruedas, nuestras muletas, nuestras bolsas de ostomía, nuestras balas de oxígeno, nuestra invidencia…, solos o acompañados por nuestros cuidadores, para recibir una vacuna de un modo que no nos merecemos y que agrava nuestros males, ya de por sí limitantes e incapacitantes, y habiliten un sistema de recepción inmediato para personas que podamos demostrar documentalmente nuestra discapacidad y/o dependencia.


Jesús Jiménez Reinaldo

Si eres lector o lectora de 65Ymás y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario: