Fernando Ónega
Opinión

El poder de la calle

Fernando Ónega
El poder de la calle
Onega Fogonazos

 

Cuando gobernó el señor Rajoy, seguramente hizo lo que tenía que hacer. Para impedir el rescate y hacer que las cuentas cuadrasen, realizó una política dura de ajustes y recortes, que mereció el elogio y el respeto de muchos gobernantes europeos. Revitalizó la economía, la puso en unas cifras de crecimiento y comenzó la creación de puestos de trabajo. Sin embargo, llegaron las elecciones y los ciudadanos le quitaron la mayoría absoluta. Se la quitaron tanto, que lo pusieron a tiro de quienes le presentaron una moción de censura y lo tumbaron. En Francia un inédito Macron llegó al poder con la aureola de gran reformador de la nación. Empezó sus reformas, todas necesarias y razonables, pero se le sublevó la calle con multitud de protestas y el fenómeno de los chalecos amarillos. Ayer hubo elecciones locales y su partido sufrió una derrota espectacular. Su reformismo naufragó. Si no hubiera hecho nada, quizá no tendría en peligro su presidencia. Lección política: no basta con hacer lo que un país necesita; hay que hacerlo como el país lo quiere. Aunque eso lleve a la ruina del país. De ahí el éxito del populismo. 

 

Escribe tu comentario aquí 1
1
Paulino González Fernández Hace 4 meses
""Lección política: no basta con hacer lo que un país necesita; hay que hacerlo como el país lo quiere. Aunque eso lleve a la ruina del país. De ahí el éxito del populismo "" ¿Como el país lo quiere? ¿ Donde sucede eso? ¿ Y que partido populista está gobernando hoy? Bueno si: TRUMP en USA. Por Dios Bendito FERNANDO.