Salud

Antioxidantes, la mejor arma contra el envejecimiento: ¿cuáles son los mejores?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 11 de mayo de 2019

2 minutos

Los antioxidantes combaten los agentes que están detrás del daño oxidativo en el organismo

Los mejores antioxidantes contra el envejecimiento

Los antioxidantes son “compuestos sintetizados por las plantas en sus diferentes partes (frutos, hojas, ramas, raíces, etc.) y caracterizados por poseer grupos hidroxilos (OH) unidos entre sí por anillos bencénicos. Su presencia en los alimentos es fundamental no solo porque activan las propiedades organolépticas naturales, sino porque al ser ingeridos protegen de manera amplia y eficaz la salud del consumidor”, explican desde la Fundación Española del Corazón.

Dichas funciones están estrechamente vinculadas al estrés oxidativo, un problema que se agrava con la edad y que influye notablemente en los tejidos y las células. Por lo tanto, su consumo habitual previene el desarrollo de enfermedades como el infarto de miocardio o el ictus, los procesos neurodegenerativos y, por supuesto, el envejecimiento prematuro. Pero, ¿cuáles son los antioxidantes que deben prevalecer en tu dieta para aprovechar sus máximos beneficios?

Vitaminas C y E

Ambos nutrientes son considerados los mejores depredadores de radicales libres, encargados de dañar las células. Su combinación protege el sistema inmunológico, fomenta la formación de colágeno y asegura el correcto funcionamiento de los huesos, los cartílagos y las articulaciones. ¿Dónde puedes encontrarlas? La vitamina C está presente en mayor medida en los pimientos, el kiwi, las verduras de hoja verde y las frutas cítricas. Mientras que la vitamina E reside en el germen de trigo, las almendras, las semillas de girasol o las avellanas.

Flavonoides

Uno de los antioxidantes más conocidos debido a su participación en el control de los niveles de colesterol, la mejora de la circulación y la protección del estómago frente a problemas intestinales. Estos pigmentos naturales están en multitud de productos de origen vegetal como, por ejemplo, los arándanos, la manzana, las espinacas, la rúcula, el té blanco o los granos de cacao puros.

Fuentes de antioxidantes

Coenzima Q10

Su papel en el organismo es el de alimento de las células, por lo que se almacena en los riñones, el hígado y el corazón. Además, es necesario para el metabolismo de las grasas y la producción de energía. Lamentablemente, la coenzima Q10 se encuentra en pequeñas dosis en ingredientes como el pescado, el marisco o la carne de res, motivo por el que muchas personas recurren a él a través de la suplementación. Eso sí, siempre bajo prescripción médica.

Glutatión

Este péptido está compuesto por tres tipos distintos de aminoácidos: cisteína, glutamina y glicina. Además, ejerce de desintoxicante natural del hígado, mejorando la función hepática del organismo y asegurando que la acción de otros antioxidantes llegue a buen puerto. Las mejores fuentes de glutatión son los espárragos, el brócoli, las coles de Bruselas, la canela, la proteína de suero de leche o el ajo.

Betacaroteno

Además de proteger la piel de los radicales libres, los betacarotenos reducen el riesgo de padecer enfermedades del corazón. También es fundamental para la función del sistema reproductivo, la salud ocular y el desarrollo óseo. Una forma de identificar la presencia de este antioxidante en los alimentos es a través de los colores brillantes, pues él es el encargado de producirlos. Las zanahorias, el melón, el mango, la calabaza o las espinacas son algunos ejemplos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?