Alimentación

Las pipas de girasol, un fruto seco rico en vitamina E y antioxidantes

Teresa Rey

Viernes 15 de marzo de 2019

2 minutos

Estas semillas poseen ácidos grasos insaturados y poliinsaturados, además de proteínas y fibra

Las pipas de girasol, un fruto seco rico en vitamina E y antioxidantes (Bigstock)

Las pipas de girasol pertenecen al grupo de los frutos secos y se caracterizan por una serie de propiedades que las convierten en un tentempié saludable. Destacan por su contenido en vitamina E, pero también por poseer ácidos grasos insaturados y poliinsaturados, además de proteínas y fibra. Consumidas de forma racional se pueden incorporar en una dieta equilibrada.

Vitamina E

En el estudio Sustancias fitoquímicas en las pipas de girasol y otros frutos secos, realizado por investigadores dela Universidad Politécnica de Virginia  (Estados Unidos), se determinó que las pipas de girasol contienen el 76% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E. Desde la Fundación Española de Nutrición (FEN) especifican que un puñado de estas pipas cubre el 100% de las ingestas diarias recomendadas para hombres y mujeres entre 20 y 39 años, y que practican una actividad física moderada.

Esta vitamina se caracteriza por su actuación antioxidante dentro del organismo, es decir, ayuda a protegerle de los radicales libres. También estimula el sistema inmunitario para que pueda hacer frente a las bacterias y los virus. Las células la usan para distintas funciones y es una vitamina que ayuda a la dilatación de los vasos sanguíneos, de modo que impide la formación de coágulos.

Junto a esta vitamina tiene otros elementos de acción antioxidante como colina, betaina, lignano y ácidos fenólicos.

Otros nutrientes

Las pipas de girasol son a su vez fuente importante de algunos minerales como magnesio, calcio, fósforo, selenio, hierro, zinc y potasio. Por ejemplo, de potasio contienen aproximadamente 710 mg por cada 100 g de porción comestible; de fósforo 651 mg, de magnesio 390 mg, y de hierro 6,4 mg.

El aporte energético para un puñado de pipas de girasol de 35 gramos es de 203 kilocalorías, indican desde la FEN. Las grasas poliinsaturadas son las más abundantes, con 22 g de estas por 100 g de porción comestible. Su porción de hidratos de carbono es del 20% y de fibra, del 3%.

Si nos han indicado reducir la ingesta de sal, entonces es preferible consumirlas sin esta sustancia. Actualmente podemos encontrarlas de esto modo en las tiendas de alimentación y peladas.

En el caso de que no nos guste tomarlas solas, constituyen una buena opción para enriquecer nuestras ensaladas, cremas de verduras, arroces o pastas.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?