Avances

¿Qué es la inmunoterapia con células CAR–T y cómo actúa frente al cáncer?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 1 de septiembre de 2019

2 minutos

Las investigaciones avanzan para lograr que sea el organismo el que ataque a las células cancerosas

Inmunoterpia CAR-T

La inmunoterapia es uno de los tratamientos más avanzados que se aplican actualmente en la lucha contra el cáncer. Bajo este término, están incluidas distintas terapias, todas encaminadas a potenciar el sistema inmunológico de una persona enferma, de manera que sea éste el que desarrolle la actividad antitumoral.

Así lo explica la Sociedad Española de Oncología Médica (@_SEOM), que además señala que existen varios tratamientos de este tipo sobre los que se continúa trabajando en nuevas líneas de investigación. Uno de ellos es la llamada Terapia Celular Adoptiva, “germen” de las actuales técnicas de inmunoterapia CAR-T (Chimeric Antigen Receptor T-Cell).

Inmunoterapia T CAR

¿En qué consisten estos tratamientos?

La inmunoterapia con células CAR-T ha supuesto un nuevo planteamiento a la hora de tratar la enfermedad tumoral, abriendo en los últimos años esperanzadoras vías de investigación que ya han dado los primeros resultados satisfactorios.

Básicamente, esta compleja terapia emplea la capacidad que tiene nuestro sistema inmunitario para “captar” cualquier agente presente en el organismo que considere dañino y atacarlo. Igual que este sistema natural de defensas lucha contra virus y bacterias responsables de cualquier infección, ¿no podría hacer lo mismo frente a un tumor? Esa es la idea. Detrás de esta simple explicación hay, en realidad, una técnica que aúna la terapia celular, la inmunoterapia y la terapia genética, como detalla el Hospital de Barcelona Sant Joan de Déu (@SJDbarcelona_es).

La inmunoterapia CAR-T consiste en extraer células del sistema inmunológico, concretamente linfocitos (T) del propio paciente, para modificarlas genéticamente en el laboratorio, dotándolas de “receptores” específicos que detecten mejor los marcadores tumorales, y volver a inyectarlas en la persona afectada, intentando que cumplan su cometido: destruir las células alteradas.

Por lo tanto, no es exactamente un tratamiento farmacológico, como la quimioterapia, porque lo que se aplica es un “medicamento vivo”, basado en esas células potenciadas y dirigidas a un fin concreto, que es atacar al tumor maligno.

Los expertos advierten que queda mucho camino por recorrer y que son muchos los ensayos clínicos aún en curso. La inmunoterapia CAR-T no resulta efectiva en todos los casos y también puede tener efectos secundarios. Aun así, ha demostrado buenos resultados en algunos pacientes con leucemia y otros tipos de cánceres hematológicos, así como en determinados cánceres de piel.

0

No hay comentarios ¿Te animas?