Salud

Un desayuno saludable reduce el riesgo de derrame cerebral o diabetes

Rosa María Torres

Foto: Bigstockphoto

Viernes 31 de mayo de 2019

2 minutos

Desayunar sano todos los días podría ser una de las mejores formas de cuidar nuestra salud

Desayunar sano reduce el riesgo de derrame cerebral

Los expertos en nutrición aseguran que las personas que desayunan de manera saludable son menos propensas a tener un ataque al corazón o un derrame cerebral, ya que tienden a tener una presión arterial adecuada y menos colesterol, obesidad y riesgo de desarrollar diabetes. Para conseguir este objetivo, puedes empezar por incluir ciertos ingredientes en tu primera comida del día. 

Incluye estos alimentos en tus desayunos

  • Cacao. Las semillas de cacao te ayudan a despertar por las mañanas gracias a sus altas propiedades estimulantes. Además, son ricas en hierro y antioxidantes. El cacao desgrasado tiene un 35% de fibra, un 20% de proteínas y un 15% de hidratos de carbono, aproximadamente. También contiene vitaminas del grupo B y minerales como el magnesio, el cobre y el manganeso. Sin olvidar la teobromina que, junto con los flavonoides, eleva el colesterol bueno.

  • Lácteos desnatados. Tienen aminoácidos y nutrientes que te alimentan y te aportan la energía necesaria para afrontar el día con fuerza, sin sentirte cansado ni desconcentrado. Eso sí, intenta que siempre sean desnatados.

  • Fruta. Es imprescindible incluir cada día en el desayuno fruta fresca de temporada, rica en vitaminas y minerales.

  • Hidratos. Consumir alimentos con hidratos de carbono saludables y fibra, como la avena integral, la quinoa o el centeno, ayuda al cuerpo a mantenerse con energía y le aporta al cerebro los nutrientes necesarios para tomar decisiones acertadas y ser mucho más creativo.

  • Proteína vegetal. Las proteínas vegetales, como los frutos secos, al aguacate, la espirulina o las semillas de cáñamo, mejoran los neurotransmisores relacionados con el estado de ánimo.

Desayuno saludable

Consejos que debes tener en cuenta

  • Bebidas vegetales. Si eres intolerante a la lactosa, las leches de arroz, soja o almendra también son una buena opción, ya que tienen pocas grasas saturadas, pero aportan proteínas.

  • Nunca te lo saltes. El desayuno representa el 25% de las calorías diarias, por lo que si te lo saltas, tu cuerpo almacenará las calorías en forma de grasa y obtendrá la energía de otras fuentes, como la masa muscular, lo que produce cansancio, mal humor y dolor de cabeza.

  • Hidratación. Después de no haber bebido en toda la noche, tu cuerpo necesita estar hidratado. Por lo tanto, comenzar cada desayuno con dos vasos grandes de agua con unas gotas de limón es muy beneficioso.

  • Sin prisa. Disfruta el desayuno con tiempo, sentado, y aprovecha para reflexionar con calma sobre el día que se aproxima.

Tres ejemplos de desayunos correctos

  • 2 yogures con 15 pasas y 3 biscotes, 1 taza de té verde (200 ml), 1 pera y 3 nueces.

  • Café con leche desnatada o de soja, o cualquier otra variedad vegetal (200 ml), 2 tostadas integrales con jamón serrano y tomate, 10 almendras y 1 pera.

  • 1 tostada de pan integral con queso tierno, 1 taza de té verde (200 ml), 1 manzana y 10 almendras.

0

No hay comentarios ¿Te animas?