Medicina general

Gastroparesia: ¿qué síntomas presenta esta extraña enfermedad?

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Martes 21 de enero de 2020

2 minutos

Sensación de pesadez y vientre hinchado son dos de los síntomas más frecuentes de la enfermedad

Gastroparesia: ¿qué síntomas presenta esta enfermedad?

Son síntomas similares a los de otras patologías que afectan al sistema digestivo, pero tienen un origen concreto, que nada tiene que ver con comer mucho o hacerlo demasiado deprisa y sufrir el clásico "empacho". La Fundación Española del Aparato Digestivo (@saludigestivo) define la gastroparesia como una alteración que implica una disminución en los movimientos que debe hacer nuestro estómago para triturar los alimentos ingeridos e impulsarlos, a través del píloro, al intestino delgado, donde finalizará el proceso de digestión y nuestro organismo podrá absorber los nutrientes que necesita.

El signo más evidente es la repetición de esa sensación de estar completamente “lleno” tras ingerir unos pocos bocados, por lo que la pérdida de peso suele acompañar a esta enfermedad. Los vómitos, transcurridas varias horas desde la comida, y la hinchazón del abdomen también son posibles síntomas.

Gastroparesia

¿Por qué se puede desencadenar una gastroparesia?

La insuficiente contracción de la cavidad abdominal provoca digestiones lentas y hace que el estómago tarde un tiempo excesivo en vaciarse al completo sin que exista un motivo físico, como pudiera ser una estenosis u obstrucción intestinal que lo justifique. El American College of Gastroenterology (@AmCollegeGastro) define la gastroparesia como la “parálisis” del estómago, algo que puede ocurrir por motivos diversos.

Los expertos coinciden en que son muchos los casos en los que la diabetes mellitus está detrás de esta enfermedad poco frecuente y, generalmente, de carácter crónico. Alguna alteración en los nervios o en la musculatura implicada en el movimiento del estómago (por ejemplo, a consecuencia de una lesión o de una cirugía) también podrían ser causas que explicasen el desarrollo de la patología. Otros que se apuntan como probables son algunos medicamentos utilizados en tratamientos de larga duración que acaban afectando al estómago o incluso enfermedades sistémicas como la esclerodermia.

El diagnóstico de la enfermedad es fundamental para aliviar sus molestias y prevenir complicaciones secundarias, como una situación de grave desnutrición. Especialmente importante es su control en el caso de personas que, además, padecen diabetes.

Una endoscopia, un estudio de vaciamiento gástrico (medir en tiempos el grado de avance de la trituración de los alimentos en el estómago y su posterior paso al intestino) y una nanometría gastrointestinal, para estudiar y medir la intensidad de las contracciones del estómago, son pruebas esenciales para conseguir ese diagnóstico certero.

Dieta controlada y fraccionada junto a fármacos específicos suelen ser medidas suficientes para que las personas que sufren esta enfermedad puedan llevar una vida prácticamente sin limitaciones. Aunque en los casos más severos, pueden ser necesarios otros tratamientos, incluyendo los quirúrgicos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?