Medicina general

¿Dolor abdominal fuerte y repentino? Podría tratarse de una pancreatitis aguda

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 18 de julio de 2019

3 minutos

La mayor incidencia de esta enfermedad, bastante común, se produce entre los 50 y los 70 años

¿Fuerte dolor abdominal? Podría ser una pancreatitis aguda
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 18 de julio de 2019

3 minutos

La pancreatitis aguda es un proceso inflamatorio que afecta al páncreas, la gran glándula que forma parte del aparato digestivo y que se encarga de generar y enviar al duodeno enzimas que contribuyen en la descomposición de los alimentos, interviniendo además en la regulación de la glucosa en sangre a través de la insulina.

Distintas causas pueden alterar el funcionamiento de la glándula, haciendo que la segregación de enzimas no se produzca de la manera correcta y acabe provocando esa inflamación del páncreas, que puede alcanzar varios niveles de gravedad. La pancreatitis puede incluso afectar a los tejidos que rodean la glándula, generando abscesos o necrosis, y también extenderse a otros órganos.

La Fundación Española del Aparato Digestivo (@saludigestivo) establece la incidencia de la enfermedad en unos 80-100 casos por cada 100.000 habitantes, señalando que esta patología es causa habitual de ingreso hospitalario. Su evolución suele ser favorable, pero también puede, en ocasiones, presentar graves complicaciones.

Pancreatitis

¿Estás sufriendo un proceso inflamatorio del páncreas?

El principal síntoma de esta enfermedad es un dolor agudo, que aparece de repente en la zona alta del abdomen y se extiende hacia los laterales y la zona de la espalda. Es normal que el dolor vaya acompañado de nauseas o vómitos y que parezca disminuir inclinando el tronco hacia adelante.

Ante estos indicios, es necesario acudir al hospital, donde distintas pruebas, como una analítica para comprobar el nivel de enzimas pancreáticas en sangre y una prueba de imagen que permite observar el tamaño del páncreas, confirmarán la enfermedad y su nivel de gravedad.

Las causas que pueden acabar desencadenando una pancreatitis aguda tienen origen diverso, pero, como apuntan médicos especialistas, su aparición suele estar relacionada con la presencia de “piedras” en la vesícula biliar. Un traumatismo severo en la zona abdominal y el consumo excesivo de alcohol son también motivos habituales en el desarrollo de la pancreatitis.

En cuanto al tratamiento y la evolución de la enfermedad, esta suele ser favorable en cuanto se deja “reposar” al páncreas, evitando la ingesta de alimentos (por eso requiere hospitalización, para realizar la hidratación y aportación de nutrientes por vía intravenosa). Es importante, además, vigilar si la inflamación del páncreas va disminuyendo progresivamente. Puede ser necesaria la administración de antibióticos y, en los casos más severos, no se descarta una intervención quirúrgica.