Preguntas

¿Qué cambios fisiológicos de la salud de los mayores hay que vigilar al viajar?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 29 de julio de 2019

2 minutos

Antes de salir de viaje no debemos descuidar la salud y ser precavidos para disfrutar plenamente

Qué cambios fisiológicos de la salud de los mayores hay que vigilar al viajar

Viajar aporta muchos beneficios para la salud especialmente la mental, pues nos ayuda a evadirnos, a relajarnos y a activar el cerebro al estimularle con nuevas experiencias. Pero, cuando decidimos hacer las maletas no debemos descuidar la salud. Las personas mayores cada vez viajan más, así lo confirman varias estadísticas, y en estos casos los cambios asociados al envejecimiento se deben vigilar especialmente cuando no estamos en casa, cerca de los profesionales de salud que suelen atendernos. No obstante, siendo precavidos cuando viajemos no tiene que haber ningún incoveniente. Solo se trata de ser previsores.

Cambios más frecuentes

Según los expertos los cambios que se producen al viajar pueden afectar la función cardiopulmonar de los mayores en comparación con los jóvenes. El hecho de salir de la rutina y cambiar de actividades, en ocasiones más activas quizá que la cotidianidad de cada día, influye en esta circunstancia.

Hay que vigilar el clima del lugar al que viajemos. Las personas mayores son más sensibles a estas variaciones, sudan menos y esto provoca problemas para adaptarse al clima de determinados lugares junto a otros factores. En general, tardan más en amoldarse a los cambios de temperatura, humedad y los husos horarios.

También hay que tener especial cuidado con las infecciones gastrointestinales. Estas suelen ser frecuentes al viajar y al tener sistema inmune debilitado los mayores se pueden exponer a las mismas con más facilidad. No obstante, siendo precavidos e informándonos previamente no debe haber ningún inconveniente en este sentido.

Consejos para llevar bien el jetlag en personas mayores

Es posible que algunas personas experimentan cambios metabólicos asociados a la edad, que pueden desembocar en una peor respuesta al estrés fisiológico relacionado con los viajes. La fatiga puede incrementarse igualmente. Al hacer actividades que nos hacen salir de la rutina, puede repercutir en una mayor sensación de cansancio.

Del mismo modo, es necesario prestar especial atención a la piel. Esta va perdiendo ciertas cualidades con el paso de los años y al variar de ubicación aunque solo sea de forma temporal, puede reaccionar. Por ello, debemos hidratarla y protegerla del sol.

Prevención

En el caso de padecer alguna enfermedad crónica habrá que tomar las precauciones que implique la misma. No solo en cuanto a medicación, sino también en lo relativo a las recomendaciones genéricas que nos haya dado el médico.

Para evitar cualquier problema de salud cuando viajamos debemos planificar con antelación cada detalle del mismo. Valorar todas las posibles situaciones con las que nos vamos a poder encontrar y tampoco está de más hacer una visita previa de chequeo al médico.

0

No hay comentarios ¿Te animas?