Sociedad

Escuelas de adultos en prisiones: la otra vuelta al cole con la Covid-19 de la que nadie habla

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Sábado 26 de septiembre de 2020

2 minutos

Más del 60% de los presos estudian en las escuelas de formación de adultos de las cárceles catalanas

Escuelas de adultos en prisiones: la otra vuelta al cole con la Covid-19 de la que nadie habla

El año pasado se matricularon 3.939 internos a los diferentes cursos que se impartían en las escuelas de formación de adultos de los centros penitenciarios de Cataluña, que tienen la misma oferta educativa que las escuelas de adultos que hay en la calle: estudios hasta el nivel de la ESO y preparación de pruebas de acceso a ciclos formativos, acceso a estudios superiores y bachillerato a distancia.

Sin embargo, las clases del curso 2019-2020 se interrumpieron el día 12 de marzo a causa de la pandemia y durante seis meses no ha habido clases presenciales; y a partir de abril empezaron las videollamadas con el alumnado, especialmente con los alumnos que siguen estudios superiores al graduado en Educación Obligatoria.

La mayoría de los alumnos cursan estudios iniciales y básicos que les permiten obtener la titulación de graduados en Educación Obligatoria. La finalidad de la formación de adultos es garantizar la igualdad de oportunidades y proporcionar las habilidades y conocimientos que tienen que permitir la reinserción de las personas que cumplen condena y evitar que vuelvan a delinquir.

Con el Covid-19, como en los ‘coles’

Este curso, las escuelas de formación de adultos de los nueve centros penitenciarios de Catalunya iniciaron el 21 de septiembre el nuevo curso escolar 2020-2021, en el que 150 docentes se encargan de la educación de los internos siguiendo las medidas de seguridad por el Covid-19.

Los alumnos van a clase siempre con compañeros del mismo módulo --sin mezclarse para evitar contagios-- y las clases se realizan en las aulas habilitadas en los módulos de las prisiones con profesores asignados a cada módulo, según informa la Consejería de Interior.

Los mayores en la cárcel, un colectivo en aumento que entra cada vez con más edad

 

Una parte de la formación, más personalizada, se impartirá en los espacios educativos de las escuelas de adultos donde se desplazará el alumnado de un mismo módulo por turnos y días, sin que se produzca intercambio entre personas internas de distintas unidades.

De esta manera, los internos de cada módulo dispondrán de profesores referentes que darán clases en las aulas habilitadas en cada unidad y de docentes especializados que impartirán su conocimiento en el espacio de la escuela de adultos, donde el alumnado podrá acceder a Internet cuando sea necesario.

Por lo demás, se seguirán medidas similares a las que se establecen en los centros escolares: todos los alumnos y profesores usarán mascarilla obligatoria y tendrán que lavarse las manos con agua y jabón o con gel hidroalcohólico antes y después de finalizar la actividad formativa y cada vez que salgan o entren de clase.

Todas las aulas se ventilarán antes y después de cada actividad, abriendo durante 10 minutos las ventanas (mínimo tres veces al día) y tendrán un aforo del 50% de su capacidad manteniendo la distancia de seguridad de un metro y medio entre los asistentes.

Las aulas tendrán que estar limpias antes que entren los alumnos y se tendrán que volver a limpiar una vez finalizada la actividad, como el material docente que se utilice.

0

No hay comentarios ¿Te animas?