Cómo

Cómo descifrar las etiquetas de los cosméticos

Teresa Rey

Jueves 28 de marzo de 2019

2 minutos

Deben indicar sus ingredientes, las precauciones de uso y especificar en el nombre su función

Cómo descifrar las etiquetas de los cosméticos (Bigstock)

Al igual que nos preocupamos por mirar las etiquetas de los alimentos, es recomendable que hagamos lo mismo con las de cosméticos y perfumes. Al fin y al cabo son productos que van a estar en contacto con nuestra piel, y desde el año 1998, la normativa de la Unión Europea estableció que debían incorporar en su etiquetado los componentes que los integraban. Aparte de esta singularidad, los cosméticos incluyen en sus envoltorios una serie de símbolos cuyo significado a veces desconocemos, y la mayoría son iguales en toda Europa.

Qué debe aparecer

La normativa establece que es obligatorio que aparezca el nombre y la dirección de la empresa farmacéutica. También en el nombre de producto se debe especificar qué es o su función. La lista de ingredientes y la fecha de caducidad tras la apertura, y el número de lote, así como las precauciones de uso deben aparecer igualmente.

La lista de ingredientes es obligatoria. La cosmética cuenta con un sistema propio es la Nomenclatura Internacional para Ingredientes Cosméticos o INCI. En el envasado deben aparecer identificados por la palabra “ingredients”, y ordenados de mayor a menor concentración, siendo las últimas las inferiores al 1%, y en este caso no tienen que colocarse según este criterio.

Los productos cosméticos con una vida útil inferior a los 30 meses deben indicar una fecha de consumo preferente, que se especifica con un icono que simula un reloj de arena o con una frase que lo diga seguida de la fecha.

En el caso de que su duración sea superior a este periodo, entonces se han de matizar los meses que ese cosmético, una vez abierto, puede ser utilizado de forma segura y con todas sus cualidades. Esta dato se representa por medio de un tarro abierto y un número seguido de una M, que es la inicial de la palabra inglesa month (“meses”). Si un producto no se deteriora no llevará ninguna de estas aclaraciones como ocurre con algunos aerosoles, artículos no contaminantes o de un solo uso.

El contenido neto se representa con una “e”, y aunque la mayoría lo suele indicar no tienen por qué hacerlo. Este dato hace referencia a la cantidad de producto existente en el momento de su elaboración y se indica en gramos o mililitros según sea sólido o líquido. Por otro lado, si el cosmético es un aerosol se debe especificar con una “e”, pero al revés.

Otro símbolo que debe aparecer es el de “punto verde”, un círculo con dos flechas entrelazadas, y que sirve para saber que la empresa está cumpliendo con la ley de envases.

Informaciones varias

Puede que en la caja no haya espacio suficiente para incluir información adicional, pero la empresa lo puede comunicar al consumidor a través de un dibujo, que es una mano sobre un libro, y significa que los detalles se amplían en el interior o en el punto de venta.

Otras cuestiones como si el cosmético se ha testado en animales (se usa un conejo en un triángulo o similar) o testado dermatológicamente (con un icono que lo aclara), no son obligatorias. A veces aparece el símbolo de reciclaje o el que nos anima a deshacernos del producto de forma adecuada, que se representa con una persona tirando algo a una papelera.

Por último, si vemos el certificado ECOCERT, nos están avisando de que el producto cumple con los requisitos para llevar este sello francés, aunque hay otras empresas que también certifican este tipo de cosméticos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?