Cómo

¿Alquilas tu casa? Estos son los consejos que necesitas para poner el mejor anuncio de tu vivienda

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 19 de febrero de 2020

4 minutos

Destaca los puntos fuertes de la vivienda y haz siempre imágenes que sean de calidad

¿Alquilas tu casa? Estos son los consejos que necesitas para poner el mejor anuncio de tu vivienda

Cuando decides alquilar tu antigua casa se suele poner un anuncio para llegar a un mayor número de personas, un reclamo donde sobre todo destacan las fotografías. Sin embargo, las instantáneas deben ir acompañadas del texto publicitario perfecto, es decir, que no deje de lado la información relevante y necesaria en este caso pero que, por otro lado, tenga su dosis de creatividad para que sea lo más atractivo posible para el futuro inquilino.

Y es que solo debes pensar en la cantidad de anuncios de pisos que hoy en día pueden aparecer en un periódico. ¿Cómo conseguir que el tuyo destaque por encima del resto? Te damos los trucos.

Los secretos para alquilar tu casa con el mejor anuncio

Un anuncio recurrente no es solo aquel que refleja una descripción kilométrica de todo lo que tiene el inmueble, su ubicación y el precio de la mensualidad. A la hora de redactar el conjunto de dichas palabras, lo mejor es hacerlo con cierto sentido y armonía para que no quede como una sucesión de conceptos cual lista de la compra. Y es que, si con unas buenas fotografías puedes capatar la atención de un posible inquilino, con el texto que leerá seguro que se queda algo más de tiempo observando el anuncio publicitario.

¿Alquilas tu casa? Estos son los consejos que necesitas para poner el mejor anuncio de tu vivienda

Así pues, lo primero es explicar bien la ubicación de la casa. No basta solo con decir que se encuentra en tal barrio o tal calle. Si, por ejemplo, está cerca de una zona con parques públicos y colegios será ideal remarcarlo si estás buscando a una familia; a pocos metros de la universidad, si prefieres estudiantes; o bien en primera línea de playa si tu idea es encontrar a un inquilino al que le encante el mar. No es necesario que anotes con exactitud la calle y el portal de la casa, pero sí que destaques todo lo bueno que ofrece el barrio: si hay transporte público, supermercados, si es tranquila o segura por las noches, si se puede llegar a una zona comercial o al centro de la ciudad en apenas unos minutos.

¿Qué tiene de especial tu casa en relación a las más próximas? Aquí es donde entra la descripción. Esta debe ser concreta, pero no tan larga que uno deje de leerla al cabo de dos párrafos. Lo importante es que te centres en su distribución, los metros que tiene, su altura, si cuenta con terraza, trastero y si es luminosa. Si la alquilas amueblada puedes hacer una relación general en lugar de ir habitación por habitación enumerando todos los muebles y enseres. Eso sería una locura. 

En esta descripción es importante que no te excedas poniendo que todo es maravilloso. Puede que te parezca que tu casa es preciosa, pero puede que no sea una opinión compartida por otros. Así pues, céntrate en adjetivos que destaquen lo buen,o pero sin faltar a la verdad.

En el repaso de todo lo que ofrece la vivienda no te olvides hacer una relación a los servicios. Es importante que el futuro inquilino conozca cómo es la calefacción (central o individual), si hay ascensor, la orientación, el estado (si necesita una mano de pintura o está completamente reformada) o si dispone de aire acondicionado, por ejemplo. Tampoco viene mal apuntar si la casa cuenta con certificado de eficiencia energética o los servicios comunitarios de los que podrá disfrutar: garaje, jardín, piscina, pista deportiva, juegos infantiles o gimnasio, entre otros.

¿Alquilas tu casa? Estos son los consejos que necesitas para poner el mejor anuncio de tu vivienda

¿Cuánto vale tu casa? Sé realista. No decimos que vayas a perder dinero con la transacción, pero tampoco es muy aconsejable que pidas una cifra desorbitada si, siendo justo, la casa no vale dicho precio. Lo mejor entonces es que hagas un cálculo de todo lo que te supone la casa al mes de gastos (hipoteca, pago de la comunidad, seguros o IBI) y añadas si quieres un pequeño porcentaje para tener algo de ganancia. Además, a la hora de concretar dicha mensualidad no te olvides de tener en cuenta la antigüedad del piso, si está listo para entrar o lo dejas completamente vacío. 

Junto al precio indica los gastos de comunidad que debe pagar a partir de ahora el inquilino y expón tus condiciones para alquilarlo: si pides un par de meses por adelantado, aval bancario o referencias. Por último, especifica la forma de ponerse en contacto contigo, vía email o por teléfono, así como las mejores horas para hacerlo

E importante, no se trata de redactarlo de tal manera que parezca una obra de literatura, pero es esencial que esté bien escrito y no haya faltas de ortografía. 

Las fotografías, siempre de calidad

A la hora de tomar las imágenes no es necesario pedir a un estudio fotográfico que te las haga. Si tienes buena mano con una cámara y un poco de gusto, será más que suficiente. Pero, eso sí, no cometas algunos errores típicos a la hora de inmortalizar la casa que quieres alquilar. Por eso lo más recomendable es: 

  • Hacer las fotos mejor un día que haga sol, sobre todo si quieres potenciar el aspecto de que es muy luminosa y amplia.
  • Más que imágenes de detalles que no aportan nada, mejor que sean más generales y que se vea bien cada habitación desde varios ángulos. También es importante que alguna que otra foto muestre el aspecto exterior de la vivienda. 
  • No es necesario que dejes tu casa como si fuese a aparecer en la portada de una revista de decoración, pero no viene mal que seas curioso en este aspecto. Es decir, nada de fotografiar el baño con todas las toallas colgadas de cualquier manera, las camas con alguna que otra arruga en la colcha o la cocina con platos encima de la mesa. Todo tiene que estar bien limpio y ordenado.
  • Y un error cuanto menos gracioso pero que no queda bien. Si vas a hacer una foto, al menos evita que se te vea por detrás en el reflejo de un espejo. No queda muy profesional que digamos. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?