Cómo

¿Cómo es el protocolo para poner de forma correcta una mesa?

Victoria Herrero

Jueves 4 de abril de 2019

2 minutos

La disposición de los cubiertos y la vajilla guarda un orden en los almuerzos más formales

Protocolo en la mesa (bigstock)

Cuando hemos asistido a un evento formal muchas veces nos fijamos en cómo está dispuesta tanto la vajilla como los cubiertos. Un orden que sigue una serie de pautas en base a unas reglas de protocolo en la mesa. Se trata de una manera de demostrar la educación y respeto al resto de comensales a la hora de usar de forma correcta tanto los platos, como el resto de los utensilios; así como la correcta organización de un servicio de comidas. 

Guía de protocolo en la mesa

El perfecto protocolo a la hora de disponer una mesa más formal pasa por colocar un primer plato, un segundo y otro más pequeño a un lado y que suele servir para poner el trozo de pan de cada comensal. Este se ubica en el extremo izquierdo de nuestro sitio

Junto a la vajilla, lo correcto es que se sitúe la servilleta a la izquierda y los cubiertos, a ambos lados. Así, tendremos dos tenedores a la izquierda: el que está al lado inmediato del plato es para la cena, mientras el más alejado se reserva para los pescados o entrantes. La cuchara para la sopa o plato principal se coloca a la derecha del plato, en el extremo más alejado y junto con dos cuchillos que van más pegados a la vajilla: uno para la carne y otro especial para el pescado. 

Justo delante del plato y en un formato más pequeño se dispondrán una cuchara y un tenedor. Les flanquean el plato del pan por la izquierda y las copas por la derecha: una para el vino blanco, otro para el vino tinto y un vaso para el agua. 

¿Cómo se sirve?

A la hora de servir, el protocolo también marca unas reglas. Así, se atiende primero a las mujeres. Por tanto, partiendo del anfitrión de la velada, se sirve a la primera mujer que se encuentra a su derecha y, a continuación, a la que está sentada a la izquierda. Se continúa sirviendo al resto de los invitados de forma contraria a las agujas de un reloj.

La cubertería tiene su lenguaje 

Los comensales pueden dirigirse al camarero con una comunicación no verbal que se transmite a través de los cubiertos.

  • Nos tomamos una pausa entre bocado y bocado: formamos una V con el tenedor y el cuchillo sin que estos se toquen.
  • Siguiente plato: ambos cubiertos se cruzan en forma de cruz. 
  • No queremos comer más: colocamos en vertical de forma equidistante el tenedor y cuchillo.
  • Una comida deliciosa: igual que el anterior, pero en horizontal.
  • No nos ha gustado este plato: ponemos el cuchillo entre las puntas del tenedor para formar una V.
Lenguaje de los cubiertos en el protocolo de una mesa (bigstock)
0

No hay comentarios ¿Te animas?