Practicopedia

Así es la ducha perfecta, según la OMS

Irene Alcaraz

Domingo 12 de junio de 2022

3 minutos

Cómo cuidar nuestra salud y el medioambiente mientras nos duchamos

Así es la ducha perfecta, según la OMS
Irene Alcaraz

Domingo 12 de junio de 2022

3 minutos

Ducharse es una forma de mantener la higiene, pero también lo hacemos con otro tipo de intenciones: refrescarnos en verano, relajarnos antes de ir a dormir, o al contrario, activarnos con agua fría para comenzar el día. Sea como fuere, está presente en nuestra cotidianeidad y, sin embargo, no cualquier forma de lavarnos es beneficiosa para nuestro cuerpo. Quédate para descubrir las indicaciones que da la Organización Mundial de la Salud sobre cómo debe ser la ducha perfecta

Tiempo y frecuencia

Teniendo en cuenta que cada minuto con el grifo de la ducha encendido se pierden 25 litros de agua, la OMS recomienda por motivos de ahorro que nuestras duchas duren entre 3 y un máximo de 5 minutos. Además, un excesivo tiempo bajo el agua, puede resecar nuestra piel, desregular el pH y favorecer la dermatitis.

En cuanto a la cantidad, con una ducha al día en verdad es suficiente. No obstante, la calidad influirá mucho más que la cantidad. Por lo que, en los siguientes puntos, te explicamos cómo darnos una ducha saludable. 

Temperatura

Se aconseja ducharse con agua templada, que no supere nuestra temperatura corporal. De hecho, el agua caliente, como sucede en la cocina, puede tener un efecto “desengrasante” y romper nuestra barrera protectora de la piel, hecha con grasas que nuestro cuerpo genera naturalmente. 

Tipo de jabón

Si utilizamos un jabón con perfumes, alcohol o un pH diferente puede afectar a nuestra piel, por lo que lo más saludable es utilizar un jabón neutro o los famosos oleogeles. Incluso, si vamos a darnos una ducha refrescante, se puede prescindir del jabón.

Método

Para una buena ducha, es mejor prescindir de la esponja. Un mito muy arraigado en la sociedad asocia espuma con limpieza, cuando en verdad no es así. Por eso y porque la esponja puede ser muy agresiva para la barrera de la piel, mejor usar la mano. Asimismo es aconsejable frotar solo las zonas imprescindibles y sin excederse: axilas, ingles, zona íntima…

Tras la ducha

Todos estos parámetros no terminan aquí, también el secado tiene un papel importante. Sencillamente, se recomienda no frotar excesivamente  la piel y vigilar esas zonas que suelen quedar húmedas (orejas, pies, pliegues…) ya que podría favorecer la aparición de hongos.

 

Sobre el autor:

Irene Alcaraz

Irene Alcaraz, redactora

… saber más sobre el autor