Porqué

¿Por qué "puede" repetir el ajo?

Marco Herrera

Miércoles 20 de noviembre de 2019

2 minutos

El ajo es un ingrediente básico en la cocina mediterránea. Hay pocos platos a los que el ajo no ayude a mejorar su sabor, pero no cuenta con el beneplácito de todos por su olor y, sobre todo, la acidez que provoca en muchas personas. ¿Por qué ocurre esto?

Ajo (Creative commons)

El ajo cuenta con muchos beneficios para nuestra salud, como ayudarnos en la reducción del colesterol o en evitar el riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer tal y como apunta el NCCIH. La presión arterial alta y las enfermedades del corazón también tienden a mejorar con el consumo de este alimento que lleva toda la vida con nosotros, miles de años según muchos historiadores. Durante mucho tiempo, a lo largo de la historia, fue usado como remedio casero para muchas de las patologías que parecen atenuar hoy día.

Pero a pesar de que casi todo lo relacionado con su ingesta parece ser positivo, la realidad es que también puede producir acidez, y lo que vulgarmente llamamos "repetir", lo que conlleva un profundo malestar en quienes lo sufren.

¿Por qué se genera este efecto?

El reflujo, es realmente lo que nuestro cerebro traduce como esa sensación de quemazón entre la parte superior del estómago y pecho, se produce cuando el ácido del estómago fluye hacia el esófago. Este ácido puede irritar e inflamar el revestimiento del esófago. Ciertos alimentos, como el ajo, el melón o el pimentón pueden hacer que esto suceda con más frecuencia.

Por este motivo, aunque como comentábamos al principio el ajo tiene muchos beneficios para la salud, los médicos generalmente no recomiendan comerlo si se tiene hernia de hiato o se padece de por sí reflujo gástrico. Es importante no obstante mencionar, que no todas las personas sufren acidez con los mismos alimentos.

¿Hay solución?

La solución natural recomendada en concreto en el ajo, pasa por quitarle el germen, es ese fino apéndice que se ve en el interior de un diente al partirlo por la mitad. No todos coinciden en que de esta forma se evite el reflujo, pero es el remedio casero más popular.

A nivel farmacológico, la acidez se puede tratar con medicamentos sin receta que bloquean el ácido que sube hacia el esófago o reducen la cantidad de ácido que producirá el estómago. Los medicamentos conocidos como antiácidos, pueden neutralizar el ácido estomacal para un alivio rápido. Los bloqueadores H2, como la famotidina, no funcionan tan rápido, pero pueden reducir la producción de ácido hasta ocho horas.

Por otro lado, los inhibidores de la bomba de protones, como el tan conocido por todos omeprazol, también pueden retardar la producción de ácido. Sus efectos pueden durar hasta 24 horas.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?