Economía

Acaba el 'chollo' de Portugal para los pensionistas de otros países y Grecia quiere tomar el relevo

Antonio Castillejo

Jueves 30 de enero de 2020

4 minutos

Las fuerzas a la izquierda de los socialistas obligan al Gobierno a cobrar a los pensionistas un 10%

Portugal: se acaba el 'chollo' portugués para los pensionistas

En los últimos años, Portugal ha sido el centro de intensos flujos migratorios de toda Europa, a los que no es ajeno España. El motivo es que el país luso lanzó en 2009 un agresivo plan para captar jubilados de todo el mundo. Tan agresivo que les quita los impuestos. Pero este sistema tiene ya fecha de caducidad: mediados del próximo mes de febrero.

Los acuerdos fiscales entre países han ido suprimiendo la injusta doble tributación por unos mismos ingresos y suele dejarse que sea el país del residente el que cobre los impuestos. En base a esto, Portugal decidió no cobrar impuestos sobre rendimientos procedentes de otros países. Pese a la oposición de países como Francia, Suecia o Finlandia (que llegó a poner una queja ante la Comisión Europea por "competencia desleal"), la legislación portuguesa permite que los ingresos originados fuera del país procedentes del trabajo de autónomos o profesionales, de la propiedad inmobiliaria, de intereses y dividendos puedan verse beneficiados por el programa de exención. Tampoco hay ningún tipo de impuesto sobre patrimonio, sucesiones y donaciones.

El Gobierno no aplica retención alguna a la pensión bruta de los denominados Residentes No Habituales (RNH) y el pensionista la recibe íntegra durante diez años con la condición de vivir, comprando o alquilando una vivienda, en el país durante al menos 183 días, no necesariamente continuados, al año. Un atractivo más para los pensionistas que también pueden rescatar sus planes de pensiones privados sin pagar absolutamente nada al fisco por hacerlo.

Iñaki Ortega, director de Deusto Business School en Madrid y coautor del libro La revolución de las canas, durante la 'Jornada de Arquitectura y Sociedad. Los retos de la vejez', celebrada el pasado mes de mayo y organizada por la Fundación Arquitectura y Sociedad, explicó cómo "Portugal ha lanzado un plan agresivo para captar jubilados del mundo. Tan agresivo que les quita los impuestos y que ha puesto en solfa el sistema de bienestar social nórdico". Pero 'el chollo portugués', se acaba.

El 'agresivo' plan de Portugal para captar jubilados de todo el mundo

Adiós al paraíso fiscal para pensionistas

Aquella Ley de 2009 que abría la puerta del paraíso fiscal portugués para pensionistas fue puesta en marcha un Gobierno socialista y, paradójicamente, una década más tarde es otro Gobierno también socialista quien quiere rebajarla. ¿Por qué? Para acallar las protestas de sus dos socios a la izquierda de la socialdemocracia, el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista Portugués, sin los que no podría conseguir mayorías parlamentarias ni aprobar los presupuestos.

Y es que en el año 2015, el secretario general del Parido Socialista, Antonio Costa, quedó segundo en las elecciones generales portuguesas por detrás de la coalición conservadora encabezada por Pedro Passos Coelho, que ganó los comicios, pero lo hizo en minoría y Costa consiguió entonces alcanzar un acuerdo inédito con los comunistas y con el Bloque que le llevó a ser nombrado primer ministro portugués por el presidente Cavaco Silva

Parlamento portugués. Foto  EuropaPress

Hasta ahora, Costa siempre había rechazado las iniciativas parlamentarias propuestas por los que le apoyaron para convertirse en primer ministro, pero las presiones eran cada vez más fuertes y finalmente ha tenido que claudicar con el visto bueno del ministro de Finanzas, Mario Centeno, que, aunque poco, incrementará la recaudación impositiva.

Una medida que, por supuesto, afectará a los 6.300 españoles que según los registros del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social reciben prestaciones de jubilación, viudedad, orfandad e incapacidad permanente en Portugal, que tras Alemania y Francia es el principal receptor en el mundo de pensionistas españoles. Según el Ministerio de Finanzas luso, son 27.367 personas se benefician de este esquema fiscal, de las que 9.589, más de un tercio, son franceses

EuropaPress - El presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez el presidente de la República de Francia Emmanuel Macron y el primer ministro de Portugal Antonio Costa antes de su reunión en Bruselas

Un 10% de la pensión

La reforma fiscal consiste en que jubilados y pensionistas tributarán un 10% de su pensión. Una medida introducida por los socialistas en su propuesta de presupuestos del Estado que entrará en vigor con la aprobación del Presupuesto prevista para mediados del próximo mes de febrero. Se trata de una norma que no tendrá carácter retroactivo, por lo que aquellos jubilados inscritos con anterioridad seguirán con las mismas condiciones de exención de impuestos hasta un máximo de diez años.

El programa RNH nació con la última crisis económica y gracias a él, nuestros vecinos han atraído el consumo exterior a cambio de que sus nuevos residentes ahorren mucho en impuestos tanto en el país del que vienen como en el país al que llegan. Gracias a esto Portugal presenta hoy su mayor crecimiento económico en lo que va de siglo, un 2,7%; el paro ha bajado del 16% de 2013 al actual 6,4%; el déficit fiscal que en 2010 era del 11% del PIB hoy es del 0,5%… Fue el propio ministro Mário Centeno quien declaró en 2019 que “Portugal tiene por primera vez desde la llegada de la democracia las cuentas equilibradas". Queda por ver como afectará a estos datos la nueva reforma fiscal para el régimen de los RNH.

Grecia toma el relevo

Kyriakos Mitsotakis

Por su parte, el Gobierno de Grecia ha anunciado ya que pondrá en marcha un plan para atraer a jubilados siguiendo los pasos de la ley portuguesa de 2009. De hecho, el primer ministro heleno, Kyriakos Mitsotakis, ya ha presentado el borrador del programa Tax reform with a development prospect for Greece’s future (Reforma de los impuestos con una propuesta de desarrollo para el futuro de Grecia), en el que se incluye la exención de impuestos para los ingresos de pensionistas extranjeros que se muden allí durante diez años

Esta exención se aplicará tanto a las pensiones de jubilación como a cualquier otra forma de ingreso proviniente de propiedades o ganancias procedentes de acciones o cualquier otro producto financiero producidas en cualquier parte del mundo. Todo por atraer a los jubilados extranjeros con alto poder adquisitivo para que gasten e inviertan en Grecia el dinero de sus pensiones.

Queda por ver si, además de las exenciones fiscales que se suman al clima, el paisaje y la gastronomía griegos cuentan más para los pensionistas a la horra de mudarse a Grecia que los graves problemas económicos por los que atraviesa el país.

0

No hay comentarios ¿Te animas?