Empresas

Los seguros de ahorro jubilación mueven un negocio de 186.704 millones, el 3,72% más

Pepa Montero

Miércoles 18 de septiembre de 2019

5 minutos

Rentas vitalicias de mayores de 65 años y Planes de Ahorro 5, los que más crecen en el último año

Los seguros de ahorro jubilación mueven 186.704 millones de euros

Las rentas vitalicias aseguradas por mayores de 65 años crecen más del 44% en un año

Rentas vitalicias: una 'pensión' mensual perpetua más jugosa cuanto menos dejes a tus herederos

 

Los seguros de ahorro-jubilación son seguros de vida en los cuales los clientes van depositando determinadas sumas de dinero, con un horizonte de inversión a largo plazo, con el objetivo de reunir un capital que, en muchos casos, puede complementar la pensión pública de jubilación. Son comercializados por las aseguradoras, que se encargan de invertir el dinero de sus clientes. A fecha 30 de junio de 2019, estas compañías manejan 186.704,65 millones de euros en estos productos, con más de 9,45 millones de asegurados, según las estadísticas publicadas por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa @UNESPA).

La evolución de este negocio es positiva, con un crecimiento de las provisiones del 3,72% interanual, aunque hay cuatro categorías de productos (de las siete existentes) que registran caídas de clientes. Los datos de Unespa muestran asimismo las enormes diferencias entre el dinero que las aseguradoras manejan, por ejemplo, con las rentas vitalicias y temporales (89.838,15 millones en provisiones a finales de junio), y con los seguros individuales de ahorro a largo plazo (SIALP, también llamados Planes de Ahorro 5), que acumulan un exiguo ahorro de 4.164,38 millones de euros (ver tabla inferior).

Captura de pantalla 2019 09 11 a las 11.49.34
Fuente: Unespa

 

Ranking de las 7 clases de seguros de ahorro-jubilación

Rentas vitalicias y temporales

Las rentas vitalicias y temporales constituyen el producto más relevante en términos de ahorro gestionado por el sector asegurador, ya que acumulan unas provisiones técnicas de 89.838 millones de euros, el 2,02% más que un año atrás, si bien experimentan un descenso del -2,39% del número de asegurados, que a finales del segundo trimestre suman 2,192 millones de personas.

Con este seguro, el dinero que se va ahorrando en la fase de acumulación, más la rentabilidad, se recupera en su momento en forma de renta periódica, generalmente mensual. Es posible contratar dos tipos: rentas temporales, que se agotan con el paso del tiempo, por ejemplo, si el cliente indica a su compañía que quiere cobrar todo su ahorro acumulado en el plazo de 10-15 años. 

Tributación fiscal de las rentas vitalicias.
Fuente: Unespa

 

En cuanto a la segunda modalidad, las rentas vitalicias (el asegurado las recibe durante toda su vida), la forma habitual de adquirirlas es contra el pago de un capital (prima única), aunque también es posible realizar pagos periódicos. Se trata de un producto flexible: se puede constituir en distintos momentos de la vida; la prima a pagar la decide el titular; es posible rescatar parte o todo el capital asegurado; y la tributación es ventajosa (ver tabla superior).

Seguros de capital diferido

Con 3,279 millones de clientes asegurados, las pólizas de capital diferido son el producto más utilizado por quienes contratan un seguro de ahorro-jubilación en España. En cambio, por volumen de negocio se sitúan en segunda posición, con un total de 50.450,30 millones de euros en provisiones (el 2,91% de aumento interanual), según las estadísticas de Unespa.

En este caso, lo que se acuerda con el seguro es cobrar todo el ahorro acumulado, más la rentabilidad, en un solo pago en la fecha establecida. Son seguros diseñados para que las empresas ofrezcan a sus empleados un paquete retributivo diferido, ligado a la jubilación o a la supervivencia. Es posible pactar un tipo de interés técnico vinculado a la inversión, y también realizar la operación a través de un contrato a un tipo mínimo de interés técnico básico, participando en los beneficios anuales que se logren con la gestión.

PIAS (Plan individual de ahorro sistemático)

Es un producto que otorga ventajas fiscales a la salida, puesto que la rentabilidad queda exenta si se han cumplido determinados requisitos durante la fase de ahorro. Básicamente, las exigencias son: tener una duración no inferior a los cinco años y percibirlo en forma de renta vitalicia. Su limite de aportacion anual es de 8.000 euros, un tope que es compatible con el de los planes de ahorro a largo plazo (SIALP y CIALP).

Hay dos modelos básicos: los que se comprometen al pago de una rentabilidad fija garantizada, y los que no tienen esa garantía. Tal y como detalla la patronal del seguro, la evolución de los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) es llamativa. "Estos seguros alcanzan al cierre del segundo trimestre los 13.806 millones de euros y registran un crecimiento interanual del 7,82%". En cuanto al número de asegurados, cuentan con 1,68 millones de personas a finales de junio pasado.

Unit-Linked

Los seguros Unit-Linked se comenzaron a comercializar en 1998 y están vinculados a activos donde el riesgo lo asume el tomador del seguro, es decir, no ofrecen garantía de rentabilidad y el ahorrador puede llegar a perder todo o parte del capital. Son pólizas que invierten en fondos de inversión y en la actualidad se sitúan como el cuarto producto más importante dentro de este ámbito, con 13.522 millones de euros. En comparación con junio de 2018, ha crecido el 8,72%, y solo en lo que va de año registra ya un aumento del 10,71%.

El perfil del ahorrador medio en Unit-Linked es el de una persona cercana a la jubilación o ya jubilada (entre los 56 a 75 años), que mantiene su inversión al menos cinco años y ahorra una media de 255 euros mensuales. No existe límite de aportación anual.

 

Captura de pantalla 2019 09 11 a las 16.28.44
Fuente: Estamos Seguros (Unespa)
 

Planes de Previsión Asegurados (PPA)

Los PPA son el equivalente a los planes de pensiones, pero en producto asegurador. Tienen las mismas características en cuanto a tratamiento fiscal, con la diferencia de que el ahorrador no asume riesgos. A diferencia de los planes de pensiones (sujetos a las variaciones del mercado), estos planes de previsión garantizan una rentabilidad para el ahorro.

Se comercializan en España desde 2002, existe un límite de aportaciones de 8.000 euros anuales y son especialmente interesantes para personas entre 56 y 65 años de edad, para preparar la jubilación, según el portal Estamos Seguros (@EstamosSeguros_), de Unespa. En junio de este año, el total de las compañías aseguradoras acumulaban 12.344 millones de euros en los PPA. 

SIALP (Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo)

Los seguros individuales de ahorro a largo plazo (SIALP), popularmente conocidos como Planes de Ahorro 5, mueven tan solo 4.164 millones, pero su crecimiento es del 19,44% con carácter interanual, lo que los coloca como los segundos con mayor ritmo de aumento. El número de asegurados también va al alza: en total, 620.477 personas están cubiertas por una de estas pólizas individuales de ahorro, lo que significa el 3,92% más.

Se trata de un seguro con un tratamiento fiscal similar al PIAS, con la rentabilidad exenta a los cinco años, aunque no es necesario cobrarlo en forma de renta. Cada contribuyente solo puede ser titular de un plan de ahorro y el límite de aportacióna anual es de 5.000 euros

Transformación de patrimonio en rentas vitalicias para mayores de 65 años

Es el seguro de ahorro-jubilación que menor dinero acumula (únicamente 2.580,42 millones de euros), pero el de mayor ritmo de crecimiento, con un alza interanual del 30,50%.

"Las rentas vitalicias aseguradas ganan terreno como sistema de previsión complementario. A cierre del pasado junio, 29.023 personas mayores de 65 años transformaron el dinero logrado con la venta de algún elemento patrimonial (por ejemplo, una segunda vivienda, fondos de inversión, acciones, etc.) en una fuente garantizada de ingresos de por vida", explica Unespa en la nota que acompaña su última estadística trimestral.

 

TRANSFORMACIÓN DE PATRIMONIO EN RENTA VITALICIA

Transformación patrimonio en renta vitalicia

Fuente: Unespa

 

Este producto tiene el aliciente de que, a partir de los 65 años, no se tributa por la ganancia patrimonial si se reinvierte hasta 240.000 euros. Si la reinversión en renta vitalicia es menor al importe de la venta, la exención se aplica proporcionalmente. Lo mismo ocurre si el importe de la venta supera el citado límite de 240.000 euros. El plazo para contratar la renta vitalicia y beneficiarse de estas ventajas es de seis meses desde la venta del activo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?