Economía

¿Qué sucede con las cuotas de servicios que se siguen pagando durante la cuarentena?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 22 de marzo de 2020

4 minutos

Según la OCU, los consumidores tienen derecho a recibir de nuevo el dinero o una compensación

¿Qué sucede con las cuotas de servicios que se siguen pagando durante la cuarentena?

Pese a que era de esperar, hace días nos quedamos todos confinados en nuestras casas ante la alerta sanitaria que vivía (y vive) el país. Una obligatoriedad, la de permanecer en los domicilios y salir solo para lo imprescindible (ir a la compra, al médico en caso de urgencia o a la farmacia, entre otros casos) que fue acompañada de la decisión gubernamental de cerrar negocios que no ofrecían servicios de primera necesidad.

Echaban la llave establecimientos como gimnasios, academias de idiomas o espacios que impartían talleres y todo tipo de actividades de ocio. Un cierre a mitad de mes en el que muchos consumidores se han preguntado qué pasa ahora con las cuotas que se habían abonado por el mes de marzo y las que vendrán si esto se alarga en el tiempo irremediablemente. Y es que la incertidumbre actual no ofrece un dato claro sobre cuándo acabará la emergencia que vive el país.  

¿Me devolverán el dinero? ¿Y los siguientes meses?

Es una de las preguntas que desde sus viviendas se hacen muchas personas en relación a los servicios que han pagado de antemano o se les han domiciliado de manera automática y que no pueden disfrutar desde hace unos días. Una situación que ha obligado a los responsables de las instalaciones a ofrecer una respuesta a sus usuarios. Bien en forma de cancelación de la cuota, por medio del ingreso de nuevo del dinero ya aportado o, en otros casos, con la promesa de que cuando todo vuelva a la normalidad se paralizará el pago el tiempo correspondiente que no se ha disfrutado de dicho servicio. 

¿Qué sucede con las cuotas de servicios que se siguen pagando durante la cuarentena?

En este caso, tal y como recuerdan algunas asociaciones de consumidores como la OCU (@consumidores), lo que se puede hacer es intentar ponerse en contacto con el establecimiento en cuestión (si han facilitado un teléfono de urgencia o por medio del correo electrónico) para preguntar por la política de la empresa en este tipo de situaciones. Unas directrices que dependen de cada espacio, sobre todo cuando estos son de titularidad privada, ya que en la actualidad no existe una normativa legal al respecto para este tipo de especiales circunstancias por una causa de fuerza mayor. 

Así pues, en el caso de que no sea posible o no se ofrezca ninguna solución que satisfaga al consumidor desde la entidad confirman que la persona puede dar la orden a su banco para que se interrumpa el cobro de dichos pagos mensuales o semanales. Incluso, el usuario puede cancelar un acuerdo contractual establecido con otra parte para que se le devuelva todo, o al menos, una parte del montante aportado previamente. 

Una decisión que la persona puede tomar también si, por ejemplo, se encuentra con que los responsables del centro deportivo donde practica natación no quieren devolver el dinero o establecer alguna compensación cuando todo vuelva a la normalidad. Como explica la OCU, en este caso, el consumidor está en su derecho de reclamar su dinero por la vía judicial en el caso de no vea buena actitud por parte de la otra parte.

No obstante, desde la asociación de consumidores apela a la buena fe de los propietarios de los espacios para que una vez que se produzca la reapertura de los mismos no tengan un aluvión de bajas de clientes poco contentos. Y es que cuando todo se normalicen, estos negocios necesitarán mantener a los usuarios para recuperarse económicamente del parón ocasionado por la actual realidad. 

Se puede aprovechar el tiempo en casa

Que hayan cerrado estos espacios por una cuestión de seguridad en materia de salud no significa que uno no pueda seguir con la actividad que estaba llevando a cabo. Eso sí, como en todo hay excepciones ya que si no se tiene una piscina de uso privado (no comunitaria), poco podemos recuperar las clases de natación que se perderán durante la cuarentena.

¿Qué sucede con las cuotas de servicios que se siguen pagando durante la cuarentena?

Para el resto, Internet ofrece todo un mundo de posibilidades para aprovechar la cancelación de estas actividades. Una forma de no olvidar lo aprendido, así como una buena idea para mantenernos ocupados (sobre todo la mente) en estos días de encierro forzado por el brote de COVID-19:

  • Cursos de inglés: en la red hay numerosas plataformas que tienen cursos gratuitos para aprender idiomas y una es la aplicación Bussu (@Busuu) que anima a sus nuevos alumnos a realizar un aprendizaje dedicando "solo 10 minutos al día". Y como tiempo es lo que precisamente ahora puede sobrar, otra idea es realizar alguno de los cursos abiertos que ofrece la Uned (@UNED) a través de su aula digital sin coste alguno si es es oyente o a un precio simbólico en otros casos. 
  • Para desentumecer el cuerpo y despejar la mente, un poco de gimnasia en casa no vendrá del todo mal. Así pues, se pueden aprovechar los canales de los perfiles sociales de algunos entrenadores personales para hacer moverse unos minutos o también se puede hacer una suscripción mensual a un gimnasio online. Por ejemplo, por menos de 6 euros, se puede acceder a más de un centenar de clases sin salir del salón desde la plataforma Gym-In (@gym_in). 
  • Talleres de cocina: ahora es un buen momento si queremos aprender algo de la gastronomía asiática y podemos hacerlo a través de canales gratuitos online como el que ofrece Kwan Homsai (@KwanHomsai). Pero si lo nuestro es la parte más dulce del menú, nada como ponernos al día con los postres que la conocida repostera Alma Obregón (@alma_cupcakes) tiene en su espacio virtual. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?