Gastronomía

Cómo hacer patés caseros con ingredientes naturales

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 24 de mayo de 2019

3 minutos

La preparación es sencilla y puedes adaptarla a tus gustos

Patés caseros
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 24 de mayo de 2019

3 minutos

El foie gras y el paté son dos alimentos muy similares, aunque tienen diferencias. En ambos casos el hígado de distintos animales es el ingrediente principal, por lo que la Fundación Española de Nutrición (FEN) los considera de derivados cárnicos. El foie gras se elabora exclusivamente con hígado de oca o pato, mientras que el paté admite otros ingredientes picados o triturados como: hígado de cerdo, higadillos de pollo, cebolla, ajos, tocino… que forman una mezcla que debe ser cocinada al horno un tiempo determinado.

En general, el paté es un alimento con alto contenido calórico, rico en grasas (cuidado con el colesterol) pero a su favor, hay que decir que aporta una buena cantidad de hierro, beneficioso a la hora de prevenir la anemia, y también de vitamina b12

Las bases y los pasos necesarios para obtener un buen paté

Preparar una tarrina de paté no es complicado. Una vez que conozcas la técnica básica, puedes ir probando con distintos ingredientes hasta encontrar la mezcla perfecta para ti.

La materia prima, un hígado de calidad, debe ser la base de tu preparación. Puedes elegir hígado de ternera, de cerdo o incluso hacer paté con higadillos de pollo.

También vas a necesitar un segundo alimento que sirva para ligar la mezcla que vas a elaborar con los distintos ingredientes. Puede ser tocino, manteca de cerdo, aceite de oliva, queso. El resto de elementos va a depender de tus preferencias. Cebolla, ajo, sal, pimienta, hierbas aromáticas, trufa, nuez moscada… tú puedes elegir el aroma y sabor que finalmente quieras para tu paté.

Para hacerte una idea sobre las siempre importante medidas y cantidades, calcula medio kilo de hígado de cerdo (ternera o pollo) y un cuarto de tocino u otro ingrediente secundario (obtendrás una generosa tarrina perfecta para seis comensales).

Trocea ambos ingredientes o pide en la carnicería que te los pasen por la máquina picadora. Con el hígado troceado, dora en una sartén media cebolla bien picada y, si quieres, también unos ajos. Cuando la cebolla tome color añade el hígado troceado y deja que se vaya deshaciendo a fuego suave. Es el momento de incorporar las especias u otros alimentos que te apetezca: orégano, tomillo, sal, pimienta, una porción de queso que se derrita y de consistencia al paté (buena idea para sustituir el tocino por un derivado lácteo).  Añadir un vaso pequeño de vino blanco es una opción para intensificar el aroma.

La mezcla debe estar al fuego solo unos minutos, no más de cinco. Pasado este tiempo, puede que sea necesario triturarla, aún más, con batidora. Dependerá de la consistencia y textura que quieras dar a tu paté, más  menos fina.

Como último paso deberás colocar la mezcla obtenida en una fuente para horno (o en varios moldes). Con el horno precalentado, introduce el paté y deja que se termine de hacer unos 30 minutos a 180º aproximadamente. Para comprobar que está hecho, introduce una varilla de madera o metal y comprueba que sale totalmente limpia. Deja enfriar y ya tienes listo un paté casero con tus ingredientes favoritos.