Libros

Cómo construir alegría a partir de los objetos que nos rodean

Teresa Rey

Domingo 21 de julio de 2019

2 minutos

La diseñadora Ingrid Fetell dice que los entornos pueden ponernos nerviosos o volvernos generosos

Cómo construir alegría a partir de los objetos que nos rodean (Ed.Paidós)

Estamos tan sumergidos en nuestros pensamientos cotidianos que a veces no nos paramos a pensar y platearnos hasta qué punto influye en nuestro estado de salud lo que nos rodea. Y cuando decimos “lo que nos rodea” nos referimos a los objetos cotidianos que nos acompañan en la decoración de casa, en sus distintas habitaciones, o también en el trabajo, en las oficinas, en nuestro despacho, etcétera. Pues según la diseñadora Ingrid Fetell Lee, esas cosas del día a día que están a nuestro alrededor, pueden influirnos más de lo que imaginamos. Así nos lo detalla en Las formas de la alegría (Ed. Paidós).

Lo que nos rodea

Si bien la reflexión interior es una parte importante para llegar a estar a gusto con uno mismo y por ende con los demás, ¿por qué es menos importante lo que hay en el exterior? Te has preguntado por ejemplo por qué de pronto te detienes a contemplar en un escaparate cualquier objeto que te llama la atención o las bellas tonalidades que se forman sobre el cielo al esconderse el sol.

Ingrid Fetell Lee duda que para llegar a la felicidad haya que dedicarse solo al autoanálisis y por ello explora cómo determinados elementos y espacios, que un principio no damos importancia, pueden tener una influencia directa sobre nuestro estado de ánimo.

Para argumentar su hipótesis ha accedido a varias investigaciones en neurociencia y psicología, y en base a ellas y su experiencia nos cuenta por qué algunos entornos nos ponen nerviosos o alientan la competitividad, mientras que otros fomentan la alegría y la generosidad. Y además nos explica cómo podemos aprovechar esas cualidades que tiene nuestro entorno para tener una vida más plena, más sana y alegre de verdad.

La alegría

La experta en diseño opina, y este es uno de los motivos por los que ha escrito el libro, que la alegría es una sensación que las personas pueden construir, tanto para nosotros mismos como para la personas que nos rodean.

En su introducción la autora indica que este libro es una guía para descubrir que hay sitios que nos hacen sentirnos más felices que otros. Solo tenemos que pensar cuáles son y seguro que los hallamos. Basta con analizar las sensaciones que tenemos cuando los visitamos.

A través de capítulos progresivos nos va mostrando que si sabemos combinar determinados elementos estéticos que nos rodean, llegaremos a crear experiencias y espacios que nos proporcionan alegría. Finalmente la autora justifica así esta idea: “Con demasiada frecuencia, avanzamos por el mundo físico como si se tratara de un decorado, de un fondo silencioso sobre el que llevar a cabo nuestras actividades cotidianas. Y sin embargo, en realidad ese mundo está vivo y repleto de oportunidades para la inspiración, la sorpresa y la alegría”.

0

No hay comentarios ¿Te animas?