Miguel Ángel Yebra Varela
Opinión

Tú eres el auténtico protagonista del resto de tu vida

Miguel Ángel Yebra Varela
Tú eres el auténtico protagonista del resto de tu vida

Para cubrir el segundo apartado, el de buscar la longevidad del cuerpo, aposté por el “Pilates” y la “estimulación muscular”, además de unas horas sueltas de piscina y largos paseos –con cámara fotográfica siempre-. A nuestra edad, resulta una auténtica atrocidad hacer lo que nunca hicimos y para lo que no estamos entrenados.  Me echo a temblar cuando observo vendas sobre codos y rodillas de un sénior corredor que, sudado, entrena para un “maratón” que, por muy “mini” que sea, más que satisfacernos nos puede matar.

Que mi cuerpo no esté para muchas fiestas, ¡vale!, pero que al menos soporte con hidalguía mi esqueleto y que mis varices no sean las raíces de un viejo roble carcomido. Y ¿porque no decirlo? Un razonable buen estado físico es siempre una agradable visión para el encuentro con un espejo sorpresa y, además, tiene una repercusión indiscutible en nuestra salud. 

Miguel Ángel Yebra Varela

 

Conviene ser esporádico usuario del sillón y de la TV, y ser más propenso a dar rienda suelta a la creatividad, aunque suponga ocupar una anatómica silla frente al ordenador de sobremesa durante un buen rato. En ambos casos, procurar no fusionarse al asiento por mucho tiempo, incluso cuando nos regalamos una pequeña siesta -siempre recomendable- tras la comida. 

En la medida de lo posible, es una buena práctica prescindir de los ascensores y del coche -en este caso siempre que la distancia a recorrer sea razonable- y siempre al margen de la climatología, que suele aliarse con el diablo y tentarnos con soluciones alternativas más cómodas, pero no tan saludables. Confieso, disfruto aprovechando toda oportunidad de contacto con la gente y de realizar algún tipo de actividad al aire libre; que no sé qué tendrá la naturaleza, pero me produce siempre una agradable sensación…

Conviene aprovechar la tecnología, hay multitud de programas que están ahí para poder ayudarnos. Confieso tengo unas cuantas “apps” instaladas en mi móvil para auxiliarme en este tema. Por si os sirviese de ayuda, os destaco tres de estas geniales herramientas modernas:

Una, me permite controlar mi actividad diaria en varias facetas: pasos y kilómetros caminados, escaleras subidas, horas de pie o en situación de descanso. Me tengo fijados unas metas de mínimos diarios, consideradas saludables, y mi móvil es mi severo vigilante en su cumplimiento.

Otra, me controla el líquido bebido en el día. Los indicadores y chivatos personales de la sed -volumen de agua diario- no funcionan con exactitud con el paso de los años, dejan de ser fiables; de ahí la importancia de tener a alguien o algo que nos ayude a controlar nuestra ingesta diaria, incluidos límites de alcohol o cafeína, por ejemplo.

Y, por último, llevo un programa que me controla el ritmo cardiaco en las diferentes formas de la actividad diaria.

Por último, sé que podría parecer un pequeño lujo, pero si consideramos el ahorro que nos supone el llevar una vida sana, me refiero a vivir alejado de otros vicios como el tabaco o el exceso de alcohol, por ejemplo; o sencillamente, prescindir de coger el coche para cualquier desplazamiento corto, perfectamente realizable a pie, no lo es tanto. Me refiero a que, con ese poco dinero ahorrado se puede pagar a un buen entrenador personal profesional que te dedique, al menos, una hora semanal, en exclusiva. Yo, lo tengo y, desde mi experiencia, os puedo asegurar que es de las mejores decisiones que he tomado en mi vida para garantizar mi salud. Me mantiene en un razonable estado de musculación; es decir de fuerza y resistencia. 

No solo repercute en tu salud mecánica y física, sino también en la psíquica, pues verse por las mañanas un poco más erguido que la media de tu edad y sin demasiados dolores en las articulaciones por desgaste natural de los cartílagos, coadyuva en que tu autoestima se mantenga en altas cotas.

En mi caso, diagnosticado hace muchos años de artrosis, he huido de forma heroica de la cirugía o de la prótesis.

Mi deuda moral y psicológica con mi “personal trainer” es infinita ya.

Y... ¡No gastes más folio!  Lo dicho hasta aquí es más que suficiente para que nuestra “carrocería” supere con creces el periodo de garantía. 

Únicamente queda mantener el adecuado grado de limpieza e higiene para sacarle todo su brillo y esplendor.

 


Miguel Ángel Yebra Varela
Presidente Asociación de Alumnos
Aulas de Formación Aberta Universidad de Vigo-Campus de Pontevedra

 

2
Ramon Fernandez Hace 7 meses
Digno de admiración. Felicidades, un gran ejemplo para todos. Es uno de los valores que propugna nuestro colectivo:Ahorrarle dinero al Sergas..
Alejandro Otero Davila Hace 7 meses
Fantástico Miguel: Sigue colaborando con tu experiencia, formación y talento en poner en valor a las personas mayores. Un abrazo.