Cartas al director

Así me trata mi banco

Sebastián Martínez

Lunes 21 de febrero de 2022

3 minutos

El relato de la 'lucha' de un mayor con un cajero que se ha hecho viral. Foto: Europa Press
Sebastián Martínez

Lunes 21 de febrero de 2022

3 minutos

Cartas al director (cintillo)

 

Antes que nada, quiero agradecer profundamente a Carlos San Juan, a 65YMÁS y a todas las personas y entidades que están haciendo posible la campaña informativa de las barbaridades que están haciendo los bancos con nosotros, las personas mayores. Dicho esto, os comento una de mis experiencias bancarias, por si puede ser útil. 

Hace unos días, estuve en la oficina de mi entidad en el municipio de Calviá (Mallorca) para sacar dinero de mi cuenta. Como ya habían pasado las 11:00 horas, no atienden en caja –y, además, si vas a caja antes de las 11.00 horas, te cobran 2 euros por atenderte para sacar el dinero–, así que ya fui directamente al cajero.

Antes de meter la tarjeta, entré en la oficina y pedí a una empleada si podía ayudarme para conseguir que la máquina me diera un justificante de la operación, ya que no puedo acordarme si he sacado o no he sacado dinero, ni de la cuantía, ni de la fecha, que reviso al recibir el extracto mensual.

La empleada me contestó que siguiera las instrucciones de la máquina cajera. Al insistir solicitando ayuda, se avino la empleada a acompañarme a la máquina e indicarme que tenía que hacer para conseguir tener un justificante.

Aparecieron en la máquina cajera un montón de opciones a clicar. Tengo Parkinson y a veces la mano me tiembla. Después de varios intentos en los que mis temblorosos dedos se equivocaban de opción, intentar cancelar y empezar de nuevo, conseguí clicar en la opción adecuada que me indicaba la empleada, y conseguí sacar el dinero.

Me indica la empleada que ahora tengo que elegir clicar en si quiero que la máquina cajera me envíe un correo electrónico con el justificante de la operación, o si prefiero que la máquina cajera me lo imprima. Como es de suponer, elegí que la máquina cajera lo imprimiera. Después de varios intentos conseguí que mis temblorosos dedos clicaran en la tecla adecuada.

La otra opción si quería el justificante en papel de la maquina cajera (papel que les debe costar céntimos de céntimo de euros) era comprar una línea de Internet, comprar un ordenador, aprender a manejarlo, comprar una impresora, tinta y papel.

Todo ello por no querer atenderme presencialmente a la hora que me pueda ir bien para ir al banco del que soy cliente desde hace años, y copropietario por haberles comprado acciones.

Simplemente alucinante.


Si eres lector o lectora de 65YMÁS y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario:

Carta director

Sobre el autor:

Sebastián Martínez