Cartas al director

Reforma de las pensiones: decepcionante comparecencia de Escrivá

Luis Ortiga Giménez

Miércoles 3 de febrero de 2021

8 minutos

Los españoles aceptarían retrasar la edad de jubilación a cambio de un pago único, según Escrivá
Luis Ortiga Giménez

Miércoles 3 de febrero de 2021

8 minutos

Cartas al director (cintillo)

 

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivácompareció la semana pasada ante la Comisión de Seguridad Social, para explicar el grado de avance de sus propuestas para la reforma de las pensiones. Con un evidente y sorprendente nerviosismo, intentó exponer la situación en que se encuentran sus propuestas relacionándolas a su vez con las recomendaciones del Pacto de Toledo.

Como tónica general, y para justificar la falta de concreción en casi todos los puntos, se escudó en la dificultad de los análisis a efectuar y que son temas que debe acabar de consensuar con los agentes sociales... y con las exigencias de Bruselas.

Sorprende que una persona que ha sido presidente de AiREF cerca de 6 años, durante los cuales ha presentado numerosos estudios respecto a la Seguridad Social, efectuando importantes recomendaciones al Gobierno al respecto y con ya un año cumplido como ministro, ahora diga que no tiene datos suficientes y, en algunos puntos, incluso asegura que están en una primera fase de análisis.

Como se dice vulgarmente: Más lento que el caballo del malo...

Los portavoces de los grupos parlamentarios, por su parte, salvo algunas excepciones como ERC y EH Bildu, mostraron "nula cintura" en su turno de preguntas.

PP y PSOE dieron triste espectáculo y se limitaron a mantener una lamentable refriega electoralista. Es una pena que la mayor parte de los portavoces se limiten a leer lo que ya tenían preparado antes de la intervención del ministro. Lo normal sería que tuvieran capacidad de improvisar y plantear preguntas en base a lo realmente comunicado por el ministro. ¿Les pedimos demasiado esfuerzo? 

Ante la falta de preguntas directas o comentarios a la presentación efectuada por el ministro por parte de los portavoces, me permito sugerirles a éstos algunas cuestiones, para cada uno de los distintos aspectos tratados por el ministro:

1.- Separación de fuentes. Gastos impropios.

El ministro se mostraba eufórico por tenerlo prácticamente finalizado. Nadie le dijo que ese tema era ya meramente contable. Los gastos impropios habían sido identificados hacía mucho tiempo por el Tribunal de Cuentas y por el AIREF. Sólo quedaba su correcta contabilización y eso lo puede hacer fácilmente cualquier contable.

En su día ERC pidió, con muy buen criterio, auditoría por el hurto de las cuentas de la Seguridad Social y restitución de lo saqueado. ¿Por qué nadie insistió en estas dos peticiones tan significativas? Haber utilizado el dinero de las pensiones para otras cosas debería estar perseguido y penalizado.

La restitución de lo saqueado  es imprescindible.

2.- Brecha de género. Complemento de maternidad.

Nadie le preguntó el motivo por el cual esa y otras dos normas españolas de pensiones han tenido que ser modificadas en los últimos meses por ser discriminatorias. Así lo sentenció el Tribunal de Justicia Europeo. Se ha creado, en consecuencia, desconfianza en la legislación española. 

Se le podía haber preguntado al ministro por la discriminación que sufren las personas jubiladas anticipadas con largas carreras de cotización con reducciones de por vida en sus pensiones. ¿Puede esa discriminación ser objeto también de dictamen contrario por parte del TJE?

3.- Planes complementarios de empleo. Creación Fondo Pensiones.

Ninguna pregunta en cuanto a la gestión del mismo, así como respecto al depositario. Nada se dijo tampoco acerca de su eventual incidencia en las indemnizaciones por despido.

4.- Edad efectiva de jubilación.

En lo referente a revisión de la jubilación anticipada, el ministro utilizó un ejemplo deliberadamente aberrante y tendencioso. 

Cuando afirma que una persona jubilada de forma anticipada con base de cotización máxima debe ser penalizada de forma más severa, se le debe recordar que a día de hoy cotiza (paga) por 48.841,20 euros anuales mientras que la pensión máxima es de 37.904,86 euros.

Es decir, esa persona está ya penalizada durante su vida laboral pagando por esos 10.936,34 euros anuales adicionales. Lo que propone el ministro es una clara doble penalización.

Podían haberle pedido al ministro que pusiera un ejemplo comparativo con una persona jubilada anticipada perteneciente a las clases pasivas del estado. ¿Tanto cuesta preguntarlo?

¿Es algo prohibido al ser una parte del funcionariado?

Podían haberle pedido también que pusiera la comparación entre persona jubilada a la edad ordinaria de 65 años con 37 años y 3 meses cotizados (pensión integra) y una persona con 44 años y 6 meses de cotización y jubilada de forma anticipada a los 63 años y que está penalizada con un 13% para toda su vida ¿Qué pasa con el exceso de años cotizados respecto a los 37 y 3 meses? ¿No debería ser premiada en lugar de penalizada la persona que ha cotizado 44 años y 6 meses?

En definitiva, cotiza 7 años y 3 meses más y encima le penalizan de por vida reduciendo su pensión un 13%.

Es de juzgado de guardia.

Como se puede apreciar, había otros ejemplos a utilizar, ¿verdad, señor ministro?

Otra pregunta fácil y directa hubiera sido ¿Según el ministro cuántos años se debería cotizar para cobrar la pensión integra independientemente de la edad de jubilación? Nunca he visto formulada está pregunta ¿fácil y directa, no? A ver si se animan la próxima vez, señores y señoras portavoces.

5-. Autónomos. Cotización en base a ingresos reales.

Afirma, muy ufano, que con el nuevo sistema, hasta 2/3 de los autónomos cotizarían por debajo de la base mínima.

Si esto no es un gazapo del ministro, en lugar de estar contento debería estar en estado de pánico absoluto al ver los paupérrimos ingresos de los autónomos y la pensión futura que les espera. Lamentable.

6.- Adaptación de las bases de cotización a las nueva realidad del mercado del trabajo.

En este punto, estoy de acuerdo con el ministro en que el mercado laboral ha cambiado mucho y cada vez más personas trabajadoras de más de 50 años se ven abocadas al desempleo, con casi imposibilidad de encontrar nuevo empleo. Aquí abrió la posibilidad de elegir los mejores años de cotización y mejora para las lagunas de cotización.

Nadie, ni el ministro ni portavoces, expusieron, en este contexto, la problemática de las personas con largas carreras de cotización acogidas a jubilación anticipada, las cuales sufren coeficientes reductores arbitrarios e injustos aplicados para toda su vida, como una cadena perpetua.

Esta nueva realidad del mercado laboral debería, con mayor motivo, si cabe,  hacer derogar los citados coeficientes reductores de forma inmediata y total para las actuales y futuras personas jubiladas de forma anticipada con largas carreras de cotización.

7.- Bases máximas.

El ministro utiliza un burdo eufemismo cuando dice que propondrá sustituir el actual factor de sostenibilidad por otro reductor de pensiones denominado "equidad intergeneracional".

En lugar de utilizar solo la esperanza de vida como factor directo reductor de la pensión (factor de sostenibilidad) indica que además utilizará otros parámetros.

Aquí habría "mil" preguntas a efectuar. 

Una es, ¿cree el señor ministro que somos tontos? Ninguna fue formulada.

Espero que esté artículo lo lean las personas interesadas y sirva para que el ministro agilice de una vez las medidas correctoras que precisan las pensiones públicas y las personas portavoces sepan preguntar por aquello que interesa a sus representados: sus votantes.

Confío en que no nos defrauden de nuevo. Ya son demasiadas veces.


Luis Ortiga Giménez

Si eres lector o lectora de 65Ymás y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario:

 

Sobre el autor:

Luis Ortiga Giménez