Francisco Olavarría Ramos
Opinión

Ciencia, periodismo y política

Francisco Olavarría Ramos
Ciencia, periodismo y política

El periodismo actual no sólo se enfrenta a los bulos, que por otra parte siempre han existido, sino que debe competir con esos informadores que aprovechando la Red se erigen como voces con autoridad que ejercen su derecho a la libertad de expresión. Si el siglo XX fue el de la aparición de los ‘Medios de Comunicación de Masas’, ahora nos encontramos con masas comunicando con sus propios medios, con los peligros evidentes que esto conlleva.

Este largo confinamiento me ha permitido analizar con lupa todo aquello que se ha dicho a través de las redes sociales, corroborando aquello que vengo denunciando desde hace años, en solitario o acompañado con colegas del activismo, el absoluto desprecio hacia las personas mayores.

He leído a gobernantes, tertulianos y anónimos, ciertos microedadismos en frases como aquellas que dicen que “los mayores se aferran a la vida”, que “las personas mayores han sufrido mucho y tienen mucho aguante” o que “los nietos son el verdadero motor de sus vidas”. Si en este momento, te preguntas ¿qué hay de malo en ellas?, tenemos un problema que deberemos primero visibilizar y después, desmontar. 

Te comparto mi preocupación y observaciones. Todos esos mensajes son de una gran irresponsabilidad porque ofrecen una visión muy estereotipada de las personas mayores. Estas personas no son un grupo muy distinto al resto, no quieren morir sufriendo o anticipadamente -como así ha sucedido-, y que además, tienen proyectos de vida más allá del ejercicio de su rol de abuelos. 

¿Te siguen generando dudas mis observaciones? 

Bueno, quizá tengamos que dejarlo para otra ocasión, cuando llegue esa ‘nueva normalidad’ que algunos vaticinan y que espero sea más responsable. 

Para ir acabando quería compartir algunas cosas sobre el futuro inmediato: 

Dos certezas. La ciencia seguirá salvando nuestras vidas y el periodismo nos protegerá de la mentira

Un deseo, que la política no genere más conflictos de los que esta pandemia ha puesto de manifiesto.

Y una recomendación, lean la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

A ver si la próxima vez que nos saludemos conseguimos habitar en un mundo más justo, con los que han puesto su vida en juego, profesionales de la sanidad, los servicios sociales, la limpieza, la seguridad o el suministro de bienes básicos… y las personas mayores.

Mi admiración, gratitud y respeto hacia todos ellos.


Francisco Olavarría Ramos, licenciado en comunicación y activista en favor de los derechos de personas mayores y personas con discapacidad

1
Eugenio Alonso Hace 5 meses
Excelente artículo pero demasiado breve; me dejaste con apetito por conocer más tu opinión. Saludos,