Opinión

El muro del recuerdo: Enrique García Jurado

Gardel

Mensajes en recuerdo de Enrique García Jurado:

 

"Querido Enrique: Quiero despedirte a modo de tango. Más en concreto, oyendo canciones de Carlos Gardel, a quien tantos "enriques" de la familia admiraron, y admiran.

Tomo y obligo, Melodía del arrabal, porque siempre Vallecas está al otro lado de la frontera de la capital. Y "sus ojos se cerraron". Pero por encima de todos, vuelvo a oír los sones del bandoneón:

"Sentir que es un soplo la vida/.../que febril la mirada/errante en las sombras/te busca y te nombra/Vivir con el alma aferrada/a un dulce recuerdo/que lloro otra vez".

Hasta siempre".
 


"Le gustaba sobre todo escuchar tangos de Gardel, pintar, nadar en el Canoe, ir al circulo de bellas artes y tomarse una cervecita.

Hablábamos de quedar un dia para tomarnos una caña, cuando todo esto pasara".
 


"Un amigo entrañable con el que pase muchos momentos en milicias, trabajo y diversion. Era la mejor persona que he conocido, sin envidia y el mejor trato con todas las personas y con mucho cariño con toda mi familia.

Te recordaré continuamente y lamento en el alma no haberte podido ayudar más.

Descansa en paz un abrazo enorme que espero recibas".

 


"Enrique, el Amigo nunca se va. Solo está ausente. Lo sé cuando miro al cielo y veo una nueva estrella mucho más brillante".
 


Sobre el autor: