Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

La enfermedad crónica no se toma vacaciones

Ramón Sánchez-Ocaña
Hipertensión arterial
Pildoras

 

El verano es enemigo de los tratamientos crónicos. Y prueba de ello es que entre los hipertensos, por ejemplo, se produce un 20% de incumplimiento terapéutico; o dicho de otra forma: veinte de cada cien pacientes que tienen la tensión elevada no cumplen las recomendaciones médicas. Por si fuera poco, los que padecen enfermedades crónicas relacionadas con su sistema cardiovascular transgreden con excesiva frecuencia. Uno de los puntos claves es la laxitud en las medidas dietéticas y por supuesto el menor ejercicio físico. 

Otra llamada de atención debe hacerse a los varicosos y varicosas (que no solo la mujer padece las varices), ya que el verano es una temporada que pueda complicarlas. El calor tiende a dilatar las venas y sobre todo, aumenta la sensación de pesadez en aquellas que ya están dilatadas. Por eso, se aconseja que quienes poseen esa tendencia a la dilatación venosa no tomen el sol y que no abusen de baños termales y saunas

En general, hay una relajación veraniega, como si  la enfermedad crónica se tomara vacaciones. Y nada más lejos de realidad. Las patologías más frecuentes entre los mayores son las osteoarticulares –osteoporosis, artrosis, etc.– seguidas del deterioro de los sentidos –pérdida de oído y de la visión– e hipertensión arterial, un grupo de trastornos que no necesariamente son los que más discapacidad provocan. Y decimos de los mayores porque son los que sobrepasan los 65 años los que más enfermedades crónicas padecen. Puede decirse que 65 de cada 100 individuos mayores de esa edad tienen cuatro o más enfermedades crónicas, como hipertensión arterial, enfermedad coronaria, diabetes, artritis , artrosis, osteoporosis, etc . Y con el agravante de que, en muchos casos, se superponen; de manera que el hipertenso puede padecer también algún problema reumático, diabetes o cualquier problema respiratorio. Y eso complica los tratamientos, ya que lo que podría recomendarse para una patología puede incidir en la situación de otra.

Y la verdadera dimensión del problema la dan la cifras: más de 19 millones de españoles padecen alguna enfermedad crónica. Y el perfil estadístico de este paciente nos dice que se trata de una mujer, mayor de 65 años, casada, con bajo nivel de estudios, jubilada o ama de casa y usuaria de la cobertura sanitaria pública. 

Digamos para terminar que las  patologías con mayor incidencia son la artrosis y problemas reumáticos, que afectan al 29 por 100; la hipertensión arterial (28 por 100), las enfermedades cardiovasculares (14 por 100), la diabetes o la hipoglucemia (14 por 100) y el colesterol elevado (14,2 por 100). Puede decirse, además, que la gran mayoría sufre dos enfermedades crónicas a la vez.

No lo olvide: la enfermedad no se toma vacaciones.

0

No hay comentarios ¿Te animas?