Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Una curiosa estadística sobre los zurdos

Ramón Sánchez-Ocaña
Día Internacional de los zurdos
Pildoras

 

Los zurdos que se instalan en un mundo de diestros tienen más accidentes. Hasta el punto de que un estudio publicado en el Bristish Medical Journal dice que por término medio viven algunos años menos. Las razones pueden ser varias. Y la primera es que el mundo esta construido por los diestros y para los diestros; de manera que, por lo pronto, los zurdos tienen muchos más accidentes. Parece que hay también razones de tipo inmunológico.

Lo primero que llama la atención del siniestrismo –que así se llama también la zurdera– es el nombre. Se habla de 'siniestro' como oposición a diestro. Una persona zurda es una persona siniestra. (No podemos olvidar que siniestro es sinónimo de desastre, un pavoroso incendio es un siniestro, etc). El zurdo se ve obligado a adoptar posturas raras para escribir, sino quiere emborronar todo con la mano. La luz le queda siempre mal con lo que se la quita con su propio cuerpo. O hay que imaginarse al zurdo ante un pomo giratorio. O ante una puerta giratoria, que para su tendencia natural, va al revés. Intente usted, lector, poner las tijeras en la mano izquierda y cortar cualquier cosa. Verá como ese simple ejercicio le resulta muy difícil.

No se sabe muy bien por qué se es zurdo. Es cuestión de la llamada lateralidad, es decir del dominio de un hemisferio cerebral sobre otro. Los zurdos tienen más desarrollado el hemisferio derecho, y eso les dota de unas habilidades más desarrolladas que los diestros. (Aunque también otras las tienen menos). Por ejemplo, tienen una mejor concepción espacial. Por eso, entre pintores y dibujantes hay muchos más zurdos que entre otras profesiones. Y hay una que tienen muchísimos más zurdos que cualquier otra: los arquitectos. Y tambien entre los politicos hay muchos zurdos (Hablamos de manos, no de ideologias). 

En cuanto a los accidentes, la diferencia con los diestros es notable. Por cada 8 accidentes de un zurdo hay uno de un diestro. Pero no es porque el zurdo sea más torpe. Es simplemente porque las cosas que están a su servicio no están concebidas para zurdos.

Para tener en cuenta…

No debe obligarse nunca a un zurdo a utilizar la mano derecha. Sería obligar a una parte del cerebro a un sobreesfuerzo. Los expertos dicen que casi todos los zurdos a los que se  ha obligado a utilizar la mano derecha tienen algún problema de lenguaje. Tartamudean, por ejemplo. Antes se les obligaba a utilizar la mano derecha porque lo zurdo estaba mal visto. Hasta tal punto de que hay tribus que destinan la mano izquierda solo a funciones que ellos consideran poco nobles, como la higiene de cintura para abajo. El desarrollo intelectual de los zurdos es similar al de los diestros, aunque es verdad que en el colegio, en los primeros años, suelen ser un poco menos brillantes.

No se sabe por qué, pero el hecho cierto es que si los dos padres son zurdos la mitad de los hijos heredaran la zurdera. Si solo uno de los padres utiliza la mano izquierda, la cuarta parte de los hijos van a ser zurdos. Y si ninguno de los dos es zurdo, la posibilidad de que el hijo sea zurdo no llega al 2%.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor