Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

No siempre es mejor adelgazar

Ramón Sánchez-Ocaña
Alerta sanitaria en España: prohíben este popular adelgazante por un caso mortal
Pildoras

 

Una afirmación inicial y que puede sorprender: el sobrepeso no aumenta la mortalidad en las personas mayores, como suele pensarse. Y hay estudios que demuestran que estar por encima del peso que se considera saludable a partir de los 65 años no incrementa la mortalidad y que incluso puede tener un efecto protector.

Por supuesto, se habla de personas mayores: en niños y adolescentes, el sobrepeso es nocivo y debe corregirse con una alimentación adecuada y la práctica de ejercicio físico. Son las conclusiones quizá más llamativas de lo expuesto en la Real Academia Nacional de Medicina por el prof. Mario Foz Sala, de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Es cierto que el sobrepeso es un factor de riesgo cardiovascular y así esta aceptado en todo el mundo. Las guías americanas lo certificaron al establecer una clara correlación entre el índice de masa corporal y la mortalidad. Pero como apostilló el prof. Foz, a partir del año 1997, y en base a diferentes estudios en población mayor, se empezaron a plantear serias dudas respecto a que reducir el peso en este grupo fuera realmente positivo.

El índice de masa corporal (IMC)

¿Y que es el índice de masa corporal? Pues es la fórmula que hoy se utiliza para calcular el peso ideal. Se calcula así: masa corporal = peso en kilos, dividido por talla en metros, al cuadrado.

Es decir si pesa 80 kilos y la talla es de 1,70 debe dividir los 80 por el cuadrado de la talla, (1,70 x 1,70). La talla al cuadrado son 2,89.

Dividimos 80 por 2,89 = 27,68.

¿Y qué quiere decir ese 27,68? Pues puede calcular: de 20 a 25, peso normal; de 27 a 29,9 sobrepeso; de 30 a 34,9, obesidad; de 35 a 39,9, obesidad notable.

Relación sobrepeso-mortalidad

Las investigaciones realizadas en Estados Unidos, en personas mayores de 70 años, y con un seguimiento de varios años, mostraron que no se cumplía esta relación entre el sobrepeso y la mortalidad. Es más la menor tasa de mortalidad se daba en las personas con un IMC de 30, que, como acabamos de ver, es el límite entre el sobrepeso y la obesidad. Es decir, parece demostrado que pesar un poco de más no solo no es nocivo para la salud de las personas mayores, sino que incluso puede tener un efecto protector. Según este experto, “salvo situaciones especiales, ese sobrepeso no es un problema que requiera intervención terapéutica”.

¿Y cuál puede ser la causa? Para el prof. Foz Sala pueden influir varios factores. El primero es que las personas mayores ya son, de algún  modo, “supervivientes”, ya han pasado la edad de riesgo cardiovascular (porque estaban genéticamente protegidos o porque habían vigilado suficientemente sus factores de riesgo, como hipertensión, colesterol o tabaquismo). Pero señala -y esta puede ser la clave- que si la disminución del IMC se produce por una disminución de masa magra, puede ser muy perjudicial, porque produce fragilidad”.

Necesidad de investigar

Para los expertos, es importante contar con nuevos datos, sobre todo, en relación a la situación concreta en nuestro país. Aunque en población mayor se ha llevado a cabo el estudio Envejecer en Leganés no se dispone de información en gente joven. Este estudio, en el que participaron más de 1.000 personas de 65 o más años, con un seguimiento de 16 años, mostró que la menor mortalidad se daba en personas con un IMC de 30,5. (Claro sobrepeso). 

En definitiva, lo que el prof. Foz sostiene es que se debe revisar la relación entre sobrepeso y mortalidad con nuevas investigaciones.

Pero esta claro: pasada cierta edad, ya se puede uno considerar “superviviente” y por tanto, las reservas de grasa, pueden ser una despensa muy útil...

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor