Consejos

Sigue estos consejos para intentar combatir la alergia a los gatos

Rosa María Torres

Foto: Bigstockphoto

Domingo 2 de febrero de 2020

2 minutos

Esta alergia nace de la proteína alergénica FEL D 1, ubicada en la saliva y el sudor de los gatos

Sesiones de biorresonancia

Los gatos, seguidos de los perros, son los animales que más alergia producen a las personas que están a su alrededor. Si formas parte de este grupo de afectados, seguro que has sentido alguna vez picores, irritación en los ojos, tos, estornudos o incluso dificultades respiratorias. Pero ¿cuál es el motivo de esta reacción?

¿Por qué se produce la alergia?

Normalmente, tendemos a pensar que la causa de las reacciones alérgicas a los gatos es su pelo, sin embargo, no es así. El problema viene de una proteína alergénica llamada FEL D 1, ubicada en la saliva y las glándulas sudoríparas de los gatos.

Este animal libera dicha proteína con la caspa y, cuando ellos mismos se lamen, la expanden por todo el cuerpo. Esta proteína también se esparce por el exterior con la caída del cabello. Entonces, cuando el alérgeno entra en contacto con las personas con un sistema inmunológico más sensible a esta sustancia, la proteína provoca el brote alérgico.

Síntomas más frecuentes

  • Tos y congestión. Suelen ser los síntomas más comunes y se manifiestan de forma repentina. Como solución, te proponemos una planta: el eucalipto, que también funciona como antiséptico contra los arañazos de los gatos. Con una infusión al día suele ser suficiente.
  • Picor en los ojos. Si los ojos te lloran con frecuencia e incluso se hinchan cuando entras en contacto con estos animales, intenta poner remedio cuanto antes porque si los síntomas aumentan, podrías sufrir una conjuntivitis. Ante todo, evita frotarte los ojos.
  • Erupciones en la piel. La aparición de sarpullidos y el enrojecimiento de la piel es muy habitual. Si no se trata a tiempo, puede convertirse en urticaria.
Gato con su amo

Me han diagnosticado alergia a los gatos, ¿y ahora qué?

Siempre hacemos referencia a pequeñas alergias pues si esta es asmática, debes cesar la convivencia con el animal para no poner en peligro tu estado de salud. En algún caso concreto, se recomienda instalar un purificador de aire en casa, aunque debe ser un profesional quien determine la mejor solución. ¿Qué pautas puedes seguir para reducir dicha reacción?

  • No puede entrar al dormitorio. Teniendo en cuenta que pasamos la mitad de nuestra vida en el dormitorio, para evitar la alergia la habitación debe estar muy limpia. Esto significa que, aunque dormir con tu gato puede ser placentero, lo mejor es mantenerlo alejado de tu zona de descanso.

  • Cuidado con las alfombras. Este elemento decorativo es un punto de concentración de pelos y partículas de la piel de los gatos. Por eso, tanto las alfombras como las mantas, los cojines o las almohadas deben cepillarse varias veces a la semana.

  • El cepillado del gato es fundamental. El felino debe bañarse todas las semanas, pero con más frecuencia durante las temporadas donde muda el pelo. Eso sí, lo ideal es que el cepillado no lo haga el alérgico.

  • Uso de lociones. Existen productos líquidos que puedes aplicar sobre tu mascota, cuyo objetivo es controlar la caspa sobrante de su piel, aunque este método no cuenta con una efectividad demasiado alta.

  • Opta por un gato balinés. Es una de las razas que menos proteínas alérgicas producen.

  • Ponte mascarilla al limpiar el polvo de tu casa. Es una manera de evitar que la caspa y las células muertas de la piel del gato den lugar a un brote alérgico.

  • Esteriliza a tu gato. Según explican los veterinarios, si están esterilizados dan menos alergia o, al menos, los síntomas son menos intensos.

  • Acude a tu médico. Hay vacunas que podrían ser tu salvación, consúltalo con tu médico de cabecera.

0

No hay comentarios ¿Te animas?