Consejos

Consejos para levantar o cargar peso sin dañar tu columna

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 10 de septiembre de 2019

2 minutos

El simple gesto de agacharnos para coger un objeto pesado, puede acabar provocando una lesión

Consejos para levantar o cargar peso sin dañar tu columna

Distribución inadecuada del peso, malas posturas o elevar una carga, desde el suelo, sin las debidas precauciones... son algunos de los gestos cotidianos que pueden acabar dañando la columna vertebral, la delicada estructura ósea que, como recuerda la Fundación Josep Carreras (@fcarreras), se encarga de proteger nuestra médula espinal.

Una persona mayor nunca debe coger más peso del que su condición física le permita. Es de sentido común, pero a veces lo olvidados y hacemos un esfuerzo que puede traer malas consecuencias en cualquiera de los sectores en los que se divide la columna, empezando por el área del cuello, donde se encuentran las cervicales, hasta el la zona más baja, donde un mal movimiento puede desencadenar una lumbalgia. La Sociedad para el Estudio de las Enfermedades del Raquis (GEER) señala el hecho de levantar objetos muy pesados de manera frecuente como causa habitual del dolor lumbar.

levantar o cargar peso

¿Cómo tienes que coger objetos pesados y transportarlos?

Cuidar tu espalda depende en gran parte de ti y de pequeños detalles como sentarte manteniéndola recta pero sin tensión, o distribuir esa pesada compra en dos bolsas (en lugar de en una sola) para que la carga no incida exclusivamente en un área de tu cuerpo.

Además, son muchos los “tirones”, pinzamientos o contracturas que pueden afectar a la musculatura de la espalda o, peor aún, a las vértebras que forman la columna, si se actúa de manera incorrecta a la hora de coger un objeto y elevarlo para su traslado.

Es frecuente cometer el error de flexionar el tronco hacia adelante. Es algo instintivo, pero debe evitarse. La forma correcta de cogerlo y elevarlo implica flexionar las rodillas, es decir, agacharnos, pero procurando mantener la espalda recta y los pies separados a la altura de los hombros.

Una vez en la posición correcta, calcula el peso de lo que quieres levantar. Haz una prueba y si es demasiado pesado para ti, tendrás que esperar a que alguien te eche una mano. Si vez que es perfectamente posible, sujeta bien el objeto con las dos manos y mientras te levantas, mantenlo próximo (pegado) a tu cuerpo, Así, no solo te resultará más fácil, sino que tu columna no se verá forzada en un movimiento brusco de flexión e incorporación. Cualquier paquete pesado que lleves, sitúalo por delante de ti, a la altura del torax y cógelo con ambas manos.

Detalle importante son también los posibles giros que te veas obligado a hacer. No gires el tronco en un movimiento rápido si estás cargando, por ejemplo, una pesada caja. La brusca torsión podría provocarte una lesión. Para hacer esos giros, mueve tus pies, dando pasos pequeños.

Como último consejo, si tienes que coger un objeto pesado que está en alto, debes extremar las precauciones. Desde la altura, si el objeto cayese hacia ti, echarías la cabeza hacia atrás en un acto reflejo y el riesgo de “latigazo” cervical es alto. Para evitarlo, algo tan sencillo como recurrir a una escalera.

0

No hay comentarios ¿Te animas?