Consejos

Sigue estos consejos para que tu perro aprenda a obedecer

Marta Vicente

Lunes 1 de noviembre de 2021

5 minutos

Establece una rutina, realiza ejercicios breves y evita estos errores para lograrlo

Sigue estos consejos para que tu perro aprenda a obedecer
Marta Vicente

Lunes 1 de noviembre de 2021

5 minutos

Si tienes una mascota, sobre todo un perro, seguro que has conocido la desesperación cuando tu mejor amigo mordisquea todo lo que encuentra a su paso –como tus zapatillas favoritas de deporte–, roba comida o no obedece cuando le llamas. Por eso, los veterinarios recomiendan que es esencial adiestrarle mejor cuando es un cachorro para que la convivencia sea todo un éxito. Sin embargo, en ocasiones, cometemos errores típicos a la hora de enseñar "buenos modales" y no sabemos por dónde empezar. Toma nota de estos consejos para adiestrar correctamente a tu perro.

Consejos para que tu perro obedezca

Establecer una rutina

Es fundamental establecer unas reglas desde el inicio, para que aprenda y se acostumbre, pero también que seamos constantes. De nada sirve que lo hagamos durante unos días y dejemos aparcadas nuestras normas. Lo más recomendable es comenzar en casa y más adelante intentarlo en el parque o en la calle. Aquí también es importante que tengamos paciencia, ya que por muy inteligente que sea el animal, lo habitual es que tarde en asimilar conceptos. Empieza por lograr que responda cuando se le llama por su nombre y, después, sigue con órdenes sencillas para ir poco a poco.

Sé coherente

En línea con lo anterior entra nuestra coherencia. Si queremos enseñar a un perro a comportarse correctamente –dentro de la lógica de que se trata de un animal– debemos ser coherentes con nuestro actos y decisiones. De nada sirve prohibirle subirse al sofá si, al cabo de dos días, dejamos que lo haga. Primero, no estarás enseñándole nada y, segundo, confundirás al animal sobre lo que se debe o no hacer. Las normas de comportamiento deben ser respetadas en todo momento. 

Las recompensas

Algo que puede ayudarnos a conseguir que nuestra mascota obedezca es darle una recompensa cuando haga algo bien, que puede ser un trozo de su comida favorita o un juguete. Eso sí, tampoco es bueno mantener ese premio durante mucho tiempo ya que, entonces, el animal solo esperará la recompensa y actuará por ese fin. Por tanto, a medida que el perro vaya aprendiendo y vaya afianzando su comportamiento, es necesario cambiar los premios por muestras afectivas que refuercen su buena disposición.

Recompensar con caricias a tu perro es un método que ayuda a adiestrarle correctamente (Bigstock)

Mejor ejercicios breves

Cabe destacar que los perros no tienen mucho poder de concentración, por tanto, si estamos mucho tiempo intentado enseñarles algo, al cabo de un rato se despistarán a la mínima. Por ello, lo mejor es hacer sesiones más breves a lo largo del día para que no pierdan ese interés por aprender. 

Cuida tu tono de voz

El tono de voz es importante para que el animal identifique tus intenciones. Si das una orden con un tono inseguro, el animal no te tomará en serio, por así decirlo, y no seguirá tus indicaciones; en cambio, si te muestras firme, con un tono de voz claro y seguro, te obedecerá.

Prohibidos los golpes y castigos

Con el uso de la fuerza no se conseguirá adiestrar y cambiar el comportamiento. Todo lo contrario, puede que el animal responda con miedo ante nuestras advertencias o bien, en casos más graves, de forma un tanto violenta. Por eso nada de golpear a nuestra mascota –podría ocasionarle duras secuelas físicas y mentales–. Le estamos enseñando y para ello debemos ser firmes, pero sin dejar de ser cariñosos y respetuosos con nuestro perro. 

En esta línea, un estudio de la Universidad de Oporto analizó cómo reaccionan los perros a los castigos más rutinarios de sus propietarios y sus conclusiones no dejan lugar a dudas: incluso castigos relativamente leves como gritar o tirar de la correa estresan a los perros, haciéndolos más “pesimistas” que los perros entrenados con premios y recompensas, y eso provoca problemas de conducta y de convivencia a medio y largo plazo. Por tanto, debemos ser conscientes de que los gritos o actitudes fuertes no son la manera más efectiva de lograr que nuestro perro corrija una conducta. 

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor