Región de Murcia

Potaje Franciscano, el guiso monacal más sencillo y más rico para alimentar el cuerpo y el alma

Beatriz Torija

Jueves 14 de abril de 2022

3 minutos

Cómo hacer, paso a paso, el potaje franciscano tradicional, con garbanzos y espinacas

Potaje Franciscano, el guiso monacal más sencillo –y más rico- para alimentar el cuerpo y el alma. Foto: Murcia turística
Beatriz Torija

Jueves 14 de abril de 2022

3 minutos

Este es potaje de cuaresma más sencillo y humilde, es una receta monacal más parecida a los potajes que se tomaban antiguamente durante la Semana Santa, que los que hoy en día se enriquecen con pescados y mariscos. Tan solo lleva garbanzos, espinacas y patata… y como licencia, hemos añadido huevo duro al final. Porque, en su origen, este potaje franciscano tampoco llevaba huevo. Ahora bien, no pienses que por sencillo va a resultar menos rico… pruébalo y verás. Reconfortante y muy, muy rico.

Ingredientes:

  • 400 gr. de garbanzos
  • 350 gr. de espinacas frescas
  • 1 cebolla hermosa
  • 4 dientes de ajo
  • 3 huevos
  • 1 patata mediana
  • 1 cucharada de pimentón
  • 2 ñoras
  • 2 ramas de perejil
  • Sal
Potaje Franciscano, el guiso monacal más sencillo –y más rico- para alimentar el cuerpo y el alma. foto: Murcia turística

Elaboración:

Para hacer este potaje franciscano, la víspera, debes poner a remojo los garbanzos en abundante agua con sal, como mínimo, durante toda la noche, aunque lo ideal es que estén a remojo 12 horas.

Ya al día siguiente, acerca una cazuela amplia al fuego con agua limpia y lleva a ebullición. En cuanto rompa a hervir, introduce los garbanzos escurridos y las dos ñoras. Cuece hasta que los garbanzos estén tiernos, durante una hora, o quizá hora y media. Puedes emplear una olla exprés y reducir el tiempo a 30 minutos de cocción.

Mientras se hacen los garbanzos, pela y pica la cebolla en brunoise fina, es decir, en daditos menudos.

Acerca una cazuela al fuego con un chorrito de aceite de oliva y sofríe la cebolla a fuego suave durante siete o diez minutos, hasta que esté bien pochada.

Cuando la cebolla está blandita y comience a transparentar, aparta un segundo del fuego y añade el pimentón. Remueve inmediatamente.

Incorpora las hojas de espinacas lavadas. Échalas enteras si son pequeñas o cortadas en trozos si son grandes, y vuelve a poner en el fuego.

Cuando los garbanzos estén hechos, sácalos del agua en el que han cocido, pero sin desechar esa agua, que la usarás después.

Acerca una cazuela amplia al fuego con un hilito de aceite de oliva y rehoga durante unos minutos los garbanzos cocidos. Pasado cuatro o cinco minutos, incorpora el sofrito de cebolla y espinacas. Añade también un poco del agua de cocción de los garbanzos, así como las ñoras.

Pela la patata, lávala y cháscala. Chascar las patatas no es más que partirlas en trozos, pero rompiéndolas y no cortándolas con el cuchillo. La mejor manera de hacerlo es sujetar la patata con una mano y con la otra, ir haciendo incisiones con el cuchillo, pero a medio corte, levantar un poco el cuchillo para que se rompa. El motivo de trocear así la patata es que cuando se rompen, las patatas desprenden más su almidón, y esto ayudará a que el caldo de este potaje espese de forma natural. Una vez que tengas la patata troceada, añádela al guiso.

En la misma sartén de la cebolla, añade un poco más de aceite y fríe los ajos enteros, sin pelar durante unos minutos hasta que estén muy tostados. Sácalos a un mortero y, con cuidado de no quemarte, pélalos. Añade el perejil lavado al mortero y macha hasta reducir a una pasta. Puedes añadir también unos cuantos garbanzos y macharlos también.

Añade el contenido del mortero al potaje, pon a punto de sal, y deja cocer el conjunto durante 10 o 15 minutos.

Mientras tanto, cuece aparte los huevos, refréscalos bajo el chorro de agua fría. Pélalos, pártelos en trozos e incorpóralos al guiso.

Ya está listo tu potaje franciscano… ¡a disfrutar!

Sobre el autor:

Beatriz Torija

Beatriz Torija es periodista y documentalista, especializada en información económica. Lleva 20 años contando la actualidad de la economía y los mercados financieros a través de la radio, la televisión y la prensa escrita. Además, cocina y fotografía.

… saber más sobre el autor