Alimentación

¿Eres adicto al azúcar? Supéralo a través de las siguientes pautas

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Domingo 9 de junio de 2019

2 minutos

La Organización Mundial de la Salud ya ha alertado sobre los peligros de dicha adicción

¿Eres adicto al azúcar?

En términos generales, la Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria de 25 gramos de azúcar para no provocar efectos nocivos en el organismo a largo plazo. Un consejo que, al menos en España, obviamos descaradamente, pues se ha comprobado que en nuestro país esa cifra aumenta hasta los 70 gramos diarios. Detrás se encuentran los alimentos compuestos de azúcares libres y artificiales como la bollería industrial, las galletas del desayuno o los postres a base de chocolate que tanto endulzan nuestra jornada. Productos que, en algunos casos, suponen un gran porcentaje de la dieta y que podrían ser consecuencia de una adicción al azúcar.

La visualización de esta “epidemia” ya ha motivado a las autoridades competentes a tomar medidas al respecto. Por ejemplo, en Reino Unido los impuestos correspondientes a los refrescos azucarados se han incrementado en un 20% para así intentar disuadir a los consumidores.

Y es que la presencia incontrolada de esta sustancia puede causar estragos en el organismo, como la aparición de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, entre las que destacan los infartos de miocardio, los ictus, la hipertensión, la diabetes mellitus, la aterosclerosis y, por supuesto, la obesidad. Ante esta situación, resulta fundamental hacer algunos cambios en tu rutina para reducir la ingesta de azúcar.

Adicción al azúcar

Supera la adicción al azúcar

Aunque se trata de una sustancia que el ser humano consideraba inofensiva hasta hace algunos años, numerosos estudios se han atrevido a comparar su influencia con la de la nicotina u otras drogas más fuertes. Al igual que estos, el azúcar actúa sobre los centros de recompensa del cerebro, liberando cantidades ingentes de dopamina, conocida como la hormona del placer. Además, al aumentar la cantidad de triptófano en sangre, también motiva la producción de serotonina, es decir, la hormona de la felicidad. Por lo tanto, su consumo nos hace sentir mucho mejor y consigue crear cierta dependencia. ¿Cómo puedes combatir este efecto?

  • Una de las mejores formas de evitar el ansia que genera esta adicción es mantenerse activo y ocupado. El ejercicio físico suele ser lo más efectivo, sobre todo si se trata de una rutina de máxima intensidad. También puedes optar por dar un paseo por el parque, ir al cine, quedar con tus amigos o familiares o ir de compras, todo aquello que te aleje de la despensa.

  • En cambio, si te resulta imposible eludir el dulce, opta por prepararlos tú mismo. De esta forma, controlarás los ingredientes que lo componen y podrás sustituir el azúcar blanco por otros edulcorantes más saludables como la miel, la panela o la stevia, e incluso piezas de fruta. Las recetas caseras pueden ser tu salvación. Eso sí, lo mejor es eliminar por completo esa dependencia a los edulcorantes y acostumbrar al paladar a los sabores originales de los ingredientes.

  • Para mantener controlada esa necesidad apremiante de azúcar, debes equilibrar los niveles de glucosa en el cuerpo recurriendo a un desayuno rico en proteínas y tomando pequeños bocados cada pocas horas, como frutos secos, piezas de fruta o encurtidos, por ejemplo.

  • Un truco muy interesante es lavarse los dientes inmediatamente después de comer, pues la pasta dental suele ser dulce y alivia la ansiedad por el azúcar.

  • Como los productos procesados y envasados habitan principalmente en el supermercado, evita hacer la compra con hambre. Está demostrado que en el caso contrario la cesta se llenará aún más de alimentos nocivos para tu salud.

0

No hay comentarios ¿Te animas?