Avances

Controlar la presión arterial puede reducir el riesgo de demencia

Mariola Báez

Viernes 29 de noviembre de 2019

2 minutos

Así se desprende de un estudio

Controlar la presión arterial para reducir el riesgo de demencia (Creative commons)

El objetivo de este ensayo clínico, dirigido por el Dr.Jeff Willianson, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest en Winston-Salem (Carolina del Norte), ha sido establecer la relación existente entre la hipertensión y el riesgo de sufrir, con el paso del tiempo, determinado grado de Deterioro Cognitivo Leve (DCL).

Durante algo más de tres años, se realizó un seguimiento estricto de la tensión arterial en más de 9.000 personas de un promedio de edad de 68 años, intentando mantener, en todo momento, su tensión sistólica (la más alta) en un máximo de 1214.

Los resultados obtenidos al final del ensayo son esperanzadores y abren nuevas vías para la investigación, porque demostraron que mantener la tensión bajo control podía llegar a reducir el riesgo de parecer Deterioro Cognitivo Leve en un 19% y en un 15% si ese DCL se presentara combinando con una demencia probable.

Evitar la hipertensión, clave para mantenernos sanos

Aunque los autores del estudio no pueden afirmar categóricamente que controlar la tensión pueda eximirnos de padecer algún tipo de demencia, insisten en que sí podría influir en prevenirfrenar el deterioro del pensamiento y de la memoria.

Hay que recordar que sufrir hipertensión conlleva importantes riesgos para la salud. Se sabe que la tensión alta es un factor de riesgo frente a las enfermedades cardiovasculares y este estudio avanza un poco más. Su investigador, el Dr. Willianson, señala que si la elevada presión que sufren nuestras arterias puede llegar a dañarlas provocando daños a nivel cardiaco, también podría afectar, de manera negativa, a los minúsculos vasos sanguíneos que alimentan nuestro cerebro. La hipertensión podría estar detrás incluso de la mayor cantidad de sustancias tóxicas que pudieran llegar al cerebro y alterar su normal funcionamiento.

Combatir y frenar el deterioro cognitivo es sin duda uno de los grandes retos científicos actuales. La tensión alta puede tener relación con esta dolencia y, teniendo en cuenta que la hipertensión es una de las enfermedades silenciosas más comunes que puede presentarse a partir de los 40 años, según avisa la Fundación Española del Corazón, cualquier avance en el campo de la investigación, que ayude a descubrir su influencia en todos los órganos de nuestro cuerpo, es bienvenido.

0

No hay comentarios ¿Te animas?