Salud

Ayudas para mayores: usar correctamente un andador

Rosa Roch

Foto: BigStock

Lunes 15 de febrero de 2021

4 minutos

Te contamos cómo manejar el andador para que tus desplazamientos sean fáciles y seguros

Ayudas para mayores: El caminador, úsalo correctamente
Rosa Roch

Foto: BigStock

Lunes 15 de febrero de 2021

4 minutos

Con la edad se puede llegar a necesitar de alguna ayuda dinámica que dé seguridad y estabilidad a la hora de caminar. Ocurre lo mismo después de una lesión o una cirugía en las extremidades inferiores que haya requerido de un periodo largo de reposo. A veces la ayuda de unas muletas o de un bastón es suficiente, pero en ocasiones será necesario un caminador para que ofrezca un mayor soporte y estabilidad.

Existen diferentes tipos de andadores o caminadores: con dos o cuatro ruedas, sin ellas, con frenos, otros disponen de una cesta para transportar cosas, un asiento para poder descansar… Lo importante que es sea suficientemente ligero para sostenerlo y que se pueda plegar para trasportarlo con facilidad. El especialista, el médico de cabecera, el fisioterapeuta o el traumatólogo serán quienes podrán aconsejarte sobre qué ayuda es la más indicada.

Saber manejarlo correctamente es fundamental para evitar tropiezos y caídas y poder desenvolverse con comodidad.

Ayudas para mayores: El caminador, úsalo correctamente

 

Primeras consideraciones

A la hora de empezar a caminar, si el caminador tiene ruedas bastará con empujarlo para que vaya avanzando. Si no dispone de ruedas será necesario levantarlo y ponerlo justo delante, apoyado en sus cuatro patas antes de descansar el peso sobre él. Ha de estar ajustado a la estatura correcta, los mangos al nivel de las caderas y los codos hay que llevarlos ligeramente flexionados. Al avanzar hay que mirar hacia adelante, no hacia los pies.

Al caminar

Empuja o levanta el caminador unos centímetros o lo que dé el largo del brazo.

  1. Apoya las cuatro patas o ruedas en el suelo antes de descargar el peso sobre él
  2. Es el momento de dar el primer paso, para ello avanza la pierna más débil hacia delante y después la más fuerte, poniéndola por delante de la débil.
  3. Ir avanzando poco a poco, manteniendo una postura erguida.

Para ponerse en pie

  1. Si se está sentado y hay que levantarse, pon el caminador delante con el lado abierto frente a ti.
  2. Hay que tener cuidado de que las cuatro patas o ruedas estén bien asentadas en el suelo.
  3. Reclínate hacia adelante y usa los brazos para no abalanzarte sobre el caminador. No hay que inclinar el caminador y si la silla tiene apoyabrazos, puedes usarlos para ayudarte.
  4. Sujeta los mangos del caminador y dar un pequeño paso hacia delante para erguirte.
  5. Antes de empezar a caminar hay que adoptar una buena postura y hacerlo sin prisa.

 

Ayudas para mayores: El caminador, úsalo correctamente

Al sentarse

  1. Retrocede hacia la silla o la cama hasta tocar con la parte trasera de las piernas.
  2. Verifica que las cuatro patas están bien asentadas.
  3. Estira la mano hacia atrás para sujetarte en el apoyabrazos de la silla, en la cama o en la barandilla. Primero una mano y después la otra.
  4. Reclínate hacia el frente y mueve la pierna más débil hacia adelante
  5. Finalmente, hay que sentarse lentamente y deslizarse hacia atrás hasta quedar en la posición correcta.

Subir o bajar un escalón

  1. Coloca el caminador sobre el peldaño frente a ti, si hay que subir. Abajo si hay que bajar.
  2. Como siempre verifica que las cuatro patas están bien asentadas en el suelo
  3. Para subir, lo primero será dar un paso con la pierna más fuerte, vuelca el peso sobre el caminador y sube la pierna más débil. Para bajar, primero da un paso con la pierna débil, vuelca el peso sobre el caminador y baja la pierna fuerte al lado de la débil.

Recomendaciones

  • Deja espacio entre el cuerpo y el caminador y mantén los dedos del pie dentro del caminador. Dar pasos muy cerca de la parte frontal del caminador puede hacer perder el equilibrio.
  • Adecúa la casa para evitar tropezones, retira las alfombras u otros obstáculos.
  • Utiliza zapatos o zapatillas con suelas de goma o antideslizantes. Evita los tacones y las suelas de cuero.
  • Revisa las patas del caminador y reemplaza los topes si están demasiado gastados.
  • Procura mantener las manos libres de objetos. Para ello acopla un pequeño cesto o una bolsita para depositar en ella las cosas.
  • Evita usar escaleras mecánicas.
  • Y sobre todo, si necesitas ayuda pídela.